Sociedad La Justicia admite que está "colapsada"

Unas marchaban, otras eran asesinadas: 3 en 7 días

Mientras miles de mendocinas hicieron oír sus reclamos de igualdad en el #8M, tres mujeres vieron el peor final en una semana. Crecen las denuncias por violencia de género y la Justicia está desbordada.
Avatar del

Mariana Cavagnaro

1/3
Unas marchaban, otras eran asesinadas: 3 en 7 días(Alf Ponce / MDZ)

Unas marchaban, otras eran asesinadas: 3 en 7 días | Alf Ponce / MDZ

Unas marchaban, otras eran asesinadas: 3 en 7 días(MDZ)

Unas marchaban, otras eran asesinadas: 3 en 7 días | MDZ

Unas marchaban, otras eran asesinadas: 3 en 7 días(MDZ)

Unas marchaban, otras eran asesinadas: 3 en 7 días | MDZ

Recordar algunos números puede dolernos, pero es importante tenerlos presentes. En el contexto de esta semana que se va, donde se planteó el segundo paro internacional de mujeres y las marchas que visibilizaron diferentes reclamos y preocupaciones, más aún.

Creo que muchas mujeres no comparten todos los reclamos feministas, pienso que muchas quedaron fuera de la marcha porque no están de acuerdo con levantar ciertas banderas vinculadas al aborto por ejemplo. Sin embargo, estoy convencida que hay luchas comunes, hay puntos de encuentro que nos une fuertemente. 

Todas las miradas deben respetarse, todas las mujeres tienen derecho- hoy más que nunca- a pensar diferente frente a temas donde ellas son protagonistas. Pero, nuevamente, hay un manto de preocupación que nos envuelve sin ninguna distinción y es el derecho a estar vivas.

Mientras algunas celebraban, otras marchaban u optaban por sumarse al paro, hay quienes esperaban regalos o algún tipo de presente, varias conversaban temas que les compete en sus lugares de trabajo, entre amigos o junto a sus familias... otras se nos iban para siempre, sin saberlo, sin elegirlo, sin poder escapar de la violencia masculina. Mendoza fue protagonista del asesinato de tres mujeres, la misma semana en la que reflexionamos sobre el rol de la mujer.

La semana comenzó con la noticia de la muerte de Norma Carleti de 61 años, quien fue atacada con 50 puñaladas en su domicilio en Tunuyán.  El caso conmocionó la provincia y se está investigando.

Mitad de semana, y se hizo pública la declaración de Roberto Arduano, marido de Concepción Arregui de 59 años, chilena, quien estaba desaparecida desde el 5 de febrero, confesó el asesinato de su mujer y quedó detenido.  Confesó que la mató de un disparo y que habría ocultado el cuerpo en la zona de Potrerillos. Su asesinato generó dolor en ambos países.

Durante la mañana del viernes, a pocas horas de que finalizara la marcha de mujeres visibilizando el reclamo de "Ni una menos", nuevamente Mendoza se estremeció. En la calle Lamadrid de Las Heras, según fuentes policiales un hombre mató a su mujer de un balazo y luego se suicidó. 

Tres muertes, tres mujeres asesinadas cuya partida nos obligan, más que nunca, a reflexionar...

En Mendoza, en el año 2016 hubo 21 femicidios, durante 2017 la cifra disminuyó a 4. Fue ese año cuando se creó la Unidad Fiscal de Violencia de Género dependiente del Ministerio Público Fiscal. Si bien la problemática es muy compleja y no puede reducirse a una sola causa, se pensó que la merma podría estar influenciada por la creación de dicha Unidad Fiscal.

Sin embargo, en lo que va de 2018 la Justicia ya ha registrado en la provincia 4 femicidios, algunos conocidos públicamente en los últimos días. 

Al repasar las noticias, posiblemente la cantidad de mujeres asesinadas por hombres resulte mayor al dato expuesto. Esto responde al criterio que posee la Justicia para calificar los homicidios. 

Gustavo Pirello, Fiscal de Homicidios, explicó a MDZ: "No toda muerte de una mujer provocada por un hombre se califica como femicidio para la Justicia. Para esto tiene que haber un contexto de violencia de genero que pueda ser comprobada. Es decir, acreditar que había un contexto de violencia física, psicológica o económica. Que existía sometimiento del hombre hacia la mujer."

 Muchas veces hay casos que son calificados como "homicidios calificados por el vínculo" que tienen como víctima a una mujer. El fiscal aclaró que la pena es la misma que la del femicidio: prisión perpetua.  

Pirello detalló que se buscan pruebas en el entorno familiar de las víctimas, declaraciones de los vecinos, se analiza el perfil psicológico del hombre, se estudio si la mujer dependía económicamente del hombre, entre otros puntos para poder corroborar un femicidio.

Desde la Justicia destacan la cantidad de denuncias por violencia de género que están recibiendo, aceptan que es una problemática que ha "explotado". Se denuncia mucho más y la Justicia parece no poder abarcar la demanda social en este sentido. A esto se suma, la cantidad de mujeres víctimas de violencia de género que no denuncian, que aún no se animaron a llegar hasta la justicia.

Pirreli admite que están "colapsados" a pesar de que no se denuncian todos los casos. Sin embargo admite que el Estado actualmente alienta y protege a las mujeres que denuncian violencia de género.

El desafío para la justicia es poder responder en tiempo y forma para contener, proteger y actuar frente al agresor.