Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

A 10 cuadras de la plaza, se destaca una icónica esquina con un "Castillo Medieval" construido en 1923. Hoy, funciona como hotel.
Avatar del

Mariana Cavagnaro

1/11
Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Una alternativa medieval para alojarse en Viña del Mar

Si fuiste muchas veces a Viña del Mar, conoces varios de los hoteles y departamentos donde alojarte, pero probablemente hay una alternativa que habías pasado por alto.

En 2009, un chileno decidió comprar un castillo abandonado a pocas cuadras del centro de Viña del Mar, en Vergara y San José Poniente, y los transformó en un hotel boutique.

El edificio fue construido en 1923 por un navegante portugués de apellido "Medina", quien llegó al país y construyó su patrimonio vendiendo frutas y verduras a las salitreras ubicadas en el norte de Chile. 

Entonces, levantó el castillo para vivir junto a su familia. 

Hace nueve años, un chileno compró el lugar, lo restauró y en agosto de 2015 comenzó a operar como "Hotel Boutique". 

En la actualidad, cuentan con 15 habitaciones, brindan servicio de alojamiento con desayuno, agregando la posibilidad a los huéspedes de revivir una época medieval.

Los turistas pueden recorrer el interior del castillo, donde gran parte de las instalaciones se mantienen intactas, el personal atiende con ropa épica y los muebles y elementos del interior datan de los años '20. 

Además, los visitantes pueden utilizar vestuarios y elementos medievales para fotografiarse y llevarse un recuerdo de la estadía.

El hotel está ubicado a ocho cuadras del Casino de Viña del Mar y a seis cuadras de la Playa Caleta Abarca. El valor de las habitaciones dobles rondan los 90 dólares en temporada baja y los 140 dólares en temporada alta.