Sociedad El Estado paga $130 millones en sueldos jerárquicos

Un obispo mendocino se sumó al debate por la financiación de la Iglesia Católica

Se trata de monseñor Sergio Buenanueva, hoy a cargo de la curia de San Francisco, Córdoba. A través de su muro en Facebook, esto dijo el religioso.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Un obispo mendocino se sumó al debate por la financiación de la Iglesia Católica(Alf Ponce / MDZ)

Un obispo mendocino se sumó al debate por la financiación de la Iglesia Católica | Alf Ponce / MDZ

Un obispo mendocino se sumó al debate por la financiación de la Iglesia Católica(Alf Ponce / MDZ)

Un obispo mendocino se sumó al debate por la financiación de la Iglesia Católica | Alf Ponce / MDZ

Me parece bien que un diputado le pregunte al Jefe de Gabinete por lo que el Estado destina a la Iglesia católica. Es información pública, a disposición de quien quiera conocerlo. No ha habido ninguna revelación de ningún secreto escondido.

Sí, algo me parece raro: el monto destinado al culto católico está en el Presupuesto Nacional... que aprueban los mismos diputados que preguntan. Seamos benignos, un olvido lo tiene cualquiera.

Pero sigue siendo legítima la pregunta. 

En definitiva, el Estado administra el dinero que le damos los ciudadanos de nuestro bolsillo. Los católicos pagamos impuestos. Es bueno que sepamos cuánto destina nuestro Estado a nuestra iglesia.

De paso, volvamos a aclarar que lo que recibimos los obispos no es un sueldo. No nos hacen ninguna de las retenciones propias de un salario ni pagamos ganancia. Se trata de una asignación que llega a nombre de los obispos y que, por lo general, se destina al sostenimiento de los obispados.

Los católicos sostenemos de nuestro bolsillo la obra evangelizadora de la Iglesia. No está mal que el Estado use de nuestro dinero para ayudar a las Iglesias. Ocurre en la mayoría de los países, incluso los más secularizados y laicos.

Eso sí: sería bueno discutir el sistema actual de Argentina. A mi modo de ver, hoy resulta inapropiado. Tiene que ser revisado y adecuado a los estándares actuales de las sociedades modernas. Es además fuente de conflicto permanente. Como ahora: de tanto en tanto, cuando conviene sacudir un poco a la Iglesia, sale a la luz el tema de los "sueldos" de los obispos.

En fin, es lo que hay...