Un joven quedó cuadripléjico tras ser baleado a la salida de un boliche

El chico de 15 años recibió un balazo que le destruyó la cuarta vértebra de la columna vertebral.
Avatar del

MDZ Policiales

1/2
Un joven quedó cuadripléjico tras ser baleado a la salida de un boliche

Un joven quedó cuadripléjico tras ser baleado a la salida de un boliche

Balas. Imagen de archivo e ilustrativa.

Balas. Imagen de archivo e ilustrativa.

Un adolescente de 15 años quedó cuadripléjico tras ser baleado por dos desconocidos a la salida de un boliche de la localidad de Quilmes Oeste (Buenos Aires) ubicado en lo que los vecinos ya llaman, "la esquina de la muerte".

El chico recibió un balazo que le destruyó la cuarta vértebra de la columna vertebral, a la salida de un boliche de la zona de Quilmes Oeste al que asistió con su hermana y un nutrido grupo de amigos.

Los testigos del violento hecho aseguran que el joven caminó hasta la esquina de Avenida Calchaquí y Craviotto en busca de una remisería, cuando fue interceptado por dos jóvenes que circulaban en moto y que sin mediar palabra lo balearon.

El padre adoptivo de la víctima, Hugo Rúa, dialogó con un periodista de el Diario Popular detallando el estado de salud de su hijo.

"Está internado en el Hospital El Cruce de Florencio Varela, se encuentra estabilizado pero permanece con fiebre y conectado a un respirador artificial, por lo que su pronóstico sigue siendo reservado", explicó el hombre, mientras que sostuvo que "su pronóstico a largo plazo es más oscuro porque tiene la médula lesionada y va a quedar cuadripléjico".

Al margen del pedido de justicia, la familia del adolescente inició un reclamo para que la obra social cubra el tratamiento de rehabilitación, en la clínica privada que le recomendaron los especialistas que atienden al joven herido.

"Nico está muy bien atendido en el Hospital El Cruce, pero por la gravedad de su cuadro va a requerir una rehabilitación de entre dos y tres años para tener una sobrevida digna", sostuvo Rúa.

"Según los médicos, el mejor lugar para su recuperación es el Sanatorio Fleni, pero nosotros somos docentes y tenemos IOMA, que no nos cubre esa clínica", agregó.

"A mi hijo le robaron la posibilidad de caminar, de jugar al fútbol, de tener una novia. Le robaron la juventud y la adultez. El Estado está en deuda con él. Por eso vamos a hacer una presentación en el Ministerio de Salud bonaerense para que le garanticen su rehabilitación en el lugar que él se merece. Mi hijo no puede valer menos que alguien que tiene una prepaga o el suficiente dinero para solventar el gasto de una recuperación de
este tipo", dijo.

Calificó el ataque como "un hecho más de inseguridad", pese a que no se trató de un intento de robo.

"No hubo una pelea previa por lo que contaron su hermana y sus amigos. El es un chico muy tranquilo, estaba empezando a salir de noche recién ahora, porque el domingo cumple 16 años", detalló.

"Se sospecha quienes fueron los que atacaron a mi hijo. Esto pasó porque no hay control en la noche, habilitan cualquier lugar y no hay policías para controlar. Mi hijo fue víctima de la inseguridad y la droga", aseveró Rúa.

En ese contexto, la policía continúa en la búsqueda de los dos responsables por el ataque al chico.

La cámara de seguridad ubicada en el lugar de los hechos sólo captó imágenes del momento en el que el joven caía al suelo herido, ya que al momento del ataque estaba enfocando hacia la puerta de otro boliche de la zona, donde dos bandas protagonizaban una batalla campal.

El cruce de Calchaquí y Craviotto fue calificado como "la esquina de la muerte" por los vecinos de ese sector de Quilmes.  En 2008, Emmanuel Vera, de entonces 18 años, fue brutalmente asesinado cuando salía del boliche "Mouse".

Fue baleado por el integrante de una patota y falleció horas después en el Hospital Iriarte de Quilmes.

Asimismo, el 20 de marzo de 2013, asesinaron al teniente primero, Marcelo Fernando Vicaria.

El hecho se produjo en la estación de servicio que está en esa misma esquina, donde delincuentes ingresaron a robar y le dispararon a sangre fría en la cabeza al efectivo, que pertenecía al Grupo de Apoyo Departamental (GAD) Quilmes, según informó la agencia Noticias Argentinas.