Un aeropuerto nuevo que quedó viejo

El ampliado y renovado aeropuerto de El Plumerillo nos quedó chico, por suerte. Pero hay que pensar soluciones rápidas a los inconvenientes actuales.
Avatar del

MDZ

1/4
Un aeropuerto nuevo que quedó viejo(Alf Ponce / MDZ)

Un aeropuerto nuevo que quedó viejo | Alf Ponce / MDZ

Un aeropuerto nuevo que quedó viejo(Alf Ponce / MDZ)

Un aeropuerto nuevo que quedó viejo | Alf Ponce / MDZ

Un aeropuerto nuevo que quedó viejo(Alf Ponce / MDZ)

Un aeropuerto nuevo que quedó viejo | Alf Ponce / MDZ

Un aeropuerto nuevo que quedó viejo(Alf Ponce / MDZ)

Un aeropuerto nuevo que quedó viejo | Alf Ponce / MDZ

Dirán que somos quejosos. Pero no: somos justos. Ha crecido tanto la navegación aeroportuaria en Mendoza y hay tantas nuevas opciones funcionando (y muchas más en proyecto) que hay funcionalidades del aeropuerto de El Plumerillo que han quedado viejas a poco de haberse inaugurado la ampliación que lo dejó como nuevo.

Hay algunas cuestiones funcionales que han colapsado, como por ejemplo la cinta para el retiro de equipajes. Puede decirse que de un solo "agujerito" pasajeros de diversos vuelos tienen que esperar que salga su equipaje en una situación que no se compadece con las nuevas calidades que muestran las obras de renovación recientes.

El otro inconveniente sucede con Migraciones y los vuelos internacionales: hay muchas veces en que los pasajeros llegan a la sala de control antes que los trabajadores de esa dependencia nacional y, por lo tantop, todo se vuelve una absurda espera. 

Nos quedó chico, por suerte. Pero hay que pensar en cómo superar rápidamente esta situación.