Tunante: los familiares viajan a Brasil por el peritaje de la balsa

Luana Morales viajó ayer por la mañana a Río Grande do Sul junto a Giovanna Benozzi (hija de Jorge y esposa de Mauro Capuccio, otros de los 4 tripulantes del Tunante II) que ya lleva más de 50 días desaparecido.
Avatar del

MDZ

1/2
Tunante: los familiares viajan a Brasil por el peritaje de la balsa(panorama 24)

Tunante: los familiares viajan a Brasil por el peritaje de la balsa | panorama 24

Tunante: los familiares viajan a Brasil por el peritaje de la balsa(panorama 24)

Tunante: los familiares viajan a Brasil por el peritaje de la balsa | panorama 24

Se trata del último mensaje que se puede leer en el grupo de Facebook “Novedades búsqueda tunante II ” y es el de Luana, hija de Horacio Morales, uno de los 4 náufragos argentinos que siguen desaparecidos en aguas brasileras. 

Pidió que “no bajen los brazos” y en pocas horas sumó al grupo más de mil voluntarios, hasta superar los 23.000. Después dejó de escribir porque ayer viajó a Río Grande do Sul, Brasil, para ayudar a analizar qué mensajes escondidos tiene el bote salvavidas que hallaron el domingo y que el miércoles se confirmó que era del Tunante. 

“Viajaron para esperar el peritaje de la balsa. El resultado de ese peritaje puede definir el pronóstico: no es lo mismo si se concluye que estuvieron viviendo ahí que si no vivió nadie nunca. Si en el bote no vivió nadie puede haberse desprendido en la tormenta y no ser indicador de que el Tunante se haya hundido”, dijo anoche Tomás Vernero, hijo del cardiólogo Alejandro Vernero, a Clarín.

Es que en el bote encontraron documentación de uno de ellos y los familiares aún guardan con esperanza que los náufragos lo hayan hecho intencionadamente para enviarles un mensaje.

El velero salió de San Fernando el 22 de agosto y navegaba con destino a Río de Janeiro. Cuatro días después, una tormenta dañó el barco y empezó la búsqueda.

 Luana Morales viajó ayer por la mañana a Río Grande do Sul junto a Giovanna Benozzi (hija de Jorge y esposa de Mauro Capuccio, otros de los 4 tripulantes del Tunante II) que ya lleva más de 50 días desaparecido. 

También viajaron por el día un experto en búsquedas y rescates: un argentino del Interior del país que se ofreció a ayudarlas ad honorem a encontrar a sus familias. También –contó Nicolás Vernero, su hermano– un funcionario que se está encargando de actuar como nexo entre la Marina brasileña y las autoridades argentinas.

“Lo que quedó claro es que los familiares teníamos razón: no había indicios de hundimiento para suspender la búsqueda en forma tan prematura, y eso nos hizo perder más de 30 días. Cuando se reanudó la búsqueda, porque aportamos las fotos, encontraron la balsa. Es claro que hay que seguir buscando, estamos cerca”, dice. Ahora, además, por la dificultad de seguir buscando con imágenes satelitales viejas, se están tomando fotos nuevas y expertos de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales las están analizando para dirigir la búsqueda con más precisión.