Tenía un bar y obligaba a sus empleadas a prostituirse

El caso se registró en el barrio porteño de Recoleta y el jueves comenzará el juicio contra el dueño del local, quien se encuentra detenido con prisión preventiva.
Avatar del

MDZ Policiales

1/2
Tenía un bar y obligaba a sus empleadas a prostituirse

Tenía un bar y obligaba a sus empleadas a prostituirse

Tenía un bar y obligaba a sus empleadas a prostituirse

Tenía un bar y obligaba a sus empleadas a prostituirse

Mañana comenzará el juicio contra el dueño de un bar del barrio porteño de Recoleta, que obligaba a sus empleadas a prostituirse. Mientras tanto, avanza la investigación contra un inspector del Gobierno porteño y un policía acusados de haberlo ayudado a llevar adelante la operación.

El principal imputado en la causa es Gabriel Athanassopoulos, alias "El Griego", dueño del bar "Stavros", que será enjuiciado por el Tribunal Oral Federal 3 junto a su mujer, Betiana Alles, por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual.

La investigación comenzó en 2013 cuando una joven, identificada como J.D, comenzó a trabajar en el bar como moza con un sueldo de $150 por día. La jornada de trabajo comenzaba a las 20 y finalizaba a las 4 de la madrugada del día siguiente.

Su mamá llevó el caso a la Procuraduría contra la trata y la explotación de personas, y contó que a fines del 2014 su hija dejó de trabajar en el bar a raíz de una "situación violenta" con Athanassopoulos, que se encuentra detenido con prisión preventiva.

A través del testimonio de la joven, se pudo conocer que en el bar, ubicado en la calle Vicente López 2229, el dueño negociaba a sus empleadas con los clientes, para que tuvieran sexo con ellas. Los encuentros se concretaban en hoteles de la zona, según consigna TN.

Según relató J.D en Cámara Gesell, su rol de mesera y copera luego se convirtió en una víctima de prostitución alentada por "El Griego" y bajo amenazas. Incluso, le prometía una ganancia de $1.500 a $2.000 por cada cliente.

Al mismo tiempo se llevó adelante una investigación paralela que descubrió una red de protección tanto de un funcionario público como de un jefe policial de la zona. 

También aparece en la causa la protección policial. Después de que el bar clausurara a mediados de 2014, se generó una denuncia en la comisaría 19 y para evitar que prosperara, "El Griego" obligó a la joven a tener sexo en la dependencia con un subcomisario identificado como Adolfo Damián Vera.