Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino"

Venta ilegal y consumo desbordado de alcohol y droga en la playa, la tendencia que marcan los chicos este verano en el Pacífico. Los videos y las fotos del "nuevo" sector 5 de la playa más concurrida de la V Región de Chile.
Avatar del

Federico Croce

1/6
El alcohol corre en las playas reñaquenses (Imagen ilustrativa)(WEB)

El alcohol corre en las playas reñaquenses (Imagen ilustrativa) | WEB

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino"(WEB)

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino" | WEB

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino"(MDZ)

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino" | MDZ

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino"(MDZ)

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino" | MDZ

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino"(MDZ)

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino" | MDZ

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino"(YouTube)

Teens en Reñaca cantan: "Soy argentino, fumo porro, tomo vino" | YouTube

Ese es el canto que horroriza a adultos en este verano tras la cordillera. Se trata del comentario del verano en Reñaca y en la V Región de Chile, lugar al que cada enero desde hace décadas llegan miles de mendocinos a veranear. Los jóvenes consumen alcohol y marihuana mientras toman sol en la zona del sector 4 y 5 de este tradicional balneario.

"Pito, pito... ¿quieren pito?", es la pregunta que se escucha cada tanto si uno está atento: quien la emite no hace otra cosa que ofrecer cigarrillos de marihuana a quien quiera comprarlos. Lo mismo sucede con el alcohol: vendedores furtivos pasan caminando con el pretexto de vender gaseosas... pero en sus heladeras la oferta es mucho más variada.

Sin embargo, el problema no tiene que ver solamente con la venta de estos productos, sino con la conducta de los turistas -los chilenos hacen hincapié específicamente en los argentinos-, ya que muchos "caen" directamente a la arena provistos con cualquier cantidad de bebidas alcohólicas camufladas en termos, botellas de gaseosa o cantimploras.  

Medios de comunicación chilenos reportaron que el primer fin de semana de este verano 2018, especialmente en los sectores 4 y 5 de Reñaca, después de varios tragos algunos argentinos protagonizaron desordenes, obligando a personal de la Armada a concurrir hasta el lugar; como lo muestra el siguiente informe de Noticias Chilevisión.

"Pese a que en la playa y en cualquier lugar público está prohibido beber alcohol, los jóvenes argentinos la pasan por alto", comenta Susana, una chilena de Santiago que está junto a sus nietos en la arena. "Los carabineros no les dicen nada. Pasan caminando, pero yo no los veo que los detengan o que les retiren las botellas o latas de cerveza", completa. 

Ya desde el año pasado medios chilenos alertaban sobre esta tendencia que comenzaba a hacerse costumbre:

Desde horas de la siesta, a las tres o cuatro de la tarde, el sector 5 de la playa de Reñaca se convierte en una especie de trampa en la que hay que mirar bien por dónde se camina, y siempre hacerlo calzado, ya que las latas y los vidrios de las botellas rotas la vuelven peligrosa y hacen posible varios accidentes por día.

"No llegan con un 'cooler' por grupo: algunos tienen una heladerita por persona. Un grupo de chicos que no llegaban a los 20 años se bajaron, al lado mío, tres botellas de fernet. Eran cinco, creo. Es impresionante además la mugre que hacen, porque dejan todo tirado", aporta Marisa, una preocupada mamá mendocina. 

"Me encanta que vengan con parlantes, con música, con el sistema bluetooth y toda la tecnología que quieran... es muy divertido verlos reír y bailar... pero me apena mucho que se extralimiten con el alcohol. No entiendo por qué deben alcoholizarse para divertirse y bailar", apunta Liliana, una godoycruceña que le ha prohibido a sus hijas acercarse a ese sector.

"Una mujer casi perdió la vida por entrar al mar después de haber bebido, y hubo turistas irrespetuosos de la autoridad, que incluso atacaron a un salvavidas con un zapato, que golpeó en su cabeza", informan los comunicadores trasandinos.

"Hay mucho adolescente que no tienen conciencia que estamos en otro país y que tienen que respetar", fue la explicación que tuvo un turista argentino de estos hechos.