Sociedad Violencia de Género en Luján de Cuyo

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico

La Justicia imputó al acusado, pero no lo detuvo porque no lo considera peligroso. El terror de la víctima que vive refugiada con sus hijos.
Avatar del

Jimena Catalá

1/5
La mujer sospecha que su ex ingresó a su domicilio, le robó parte de sus pertenencias y todo para hacer daño(Gentileza)

La mujer sospecha que su ex ingresó a su domicilio, le robó parte de sus pertenencias y todo para hacer daño | Gentileza

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico(Gentileza)

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico | Gentileza

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico(Gentileza)

Sufrió maltrato durante 10 años, lo denunció y vive en pánico | Gentileza

"Me siento asustada, maniatada y vulnerada por todos lados. Él es el violento pero yo soy la presa. Estoy desesperada", las palabras son de P. H (34) quien vive en pánico después de animarse a denunciar a su pareja por recibir maltrato físico y psicológico durante diez años. 

La mujer, cuya identidad se preserva para su protección, es de Bogotá (Colombia) pero hace diez años se radicó en Mendoza junto a su pareja, J. F (46), oriundo de Perú, con quien tuvo dos hijos, de 7 y 5 años. 

Según contó la denunciante a MDZ, durante los diez años que duró la relación sufrió maltrato psicológico y físico "en algunas ocasiones", remarcó. Si bien se distanció varias veces de él, a principios de este año P. H. decidió separarse definitivamente. 

"Fue allí cuando comenzó mi infierno. He puesto cuatro denuncias. La primera fue por violencia de género. Él comenzó a pensar que yo había terminado con él por otra persona, me dejó afuera de la casa y me tuve que ir a lo de una amiga con mis hijos", arrancó contando la mujer.

De acuerdo con el testimonio de P. H., luego de denunciarlo y de que la Justicia interpusiera una prohibición de acercamiento, en la madrugada del 24 de febrero, J. F. quiso ingresar armado y por la fuerza al domicilio en donde se encontraban su (ahora) exmujer e hijos. 

"Recuerdo que, entonces, llamé a la policía y él se fue. Me asusté mucho, por lo que al otro día me fui con mis hijos a lo de una amiga. Al martes siguiente, cuando regresé a casa, encontré con que había arrancado la puerta y me había desvalijado. Se llevó todas mis pertenencias y la de los chicos. Sé que no se trató de un robo cualquiera; sino que él está detrás de esto con el fin de hacer daño. Un ladrón no habría dejado electrodomésticos, por ejemplo", narró la denunciante. 

Daño registrado en la vivienda de la denunciante. 

"Nunca cumplió la restricción de acercamiento. De hecho, en donde está la casa no tengo vecinos cercanos, es una casa en medio de la nada, en medio de muchos yuyos y el tipo (refiriéndose a su ex) se conoce el terreno como la palma de su mano", agregó con cierta desesperación la joven. 

MDZ confirmó que la víctima hizo cuatro denuncias en la Oficina Fiscal 15 de Carrodilla, Luján de Cuyo, relatando los hechos de violencia, amenazas e incluso el robo de sus pertenencias y el daño a su vivienda; sin embargo, para la Justicia su vida no corre riesgo por lo que el acusado mantiene su libertad. ¿Por qué es así? La explicación se respalda en hechos concretos jurídicos: el acusado no tiene antecedentes p

"Estoy desesperada. Él es el violento pero yo estoy presa", manifestó angustiada la víctima en conversación con MDZ. 

En relación a la situación del denunciado, desde la Unidad Fiscal de Violencia de Género, la doctora Mónica Poblet reconoció la existencia de las cuatro denuncias e indicó que si bien el sospechado fue imputado en dos causas distintas por desobedecer la prohibición de acercamiento, no se lo puede detener porque el riesgo para la víctima es bajo y porque, además, no tiene antecedentes. 

Las palabras de la fiscal: "Ella fue evaluada por el equipo interdisciplinario de la Unidad Fiscal de Violencia de Género y el riesgo de violencia física es bajo. Después cuando ella hizo otras denuncias fue evaluada nuevamente y el riesgo dio moderado; esto quiere decir que es intermedio pero no es un riesgo que ponga en peligro la vida de la mujer". 

Bajo este panorama, la Justicia sólo le ha posibilitado a P. H. contar con una consigna policial en el domicilio en donde se encuentra refugiada con sus hijos. 

Por último, buscando rehacer su vida, la mujer agregó: "Quiero volver a Colombia pero mi ex me ha revocado el permiso para llevar a mis hijos. Él sabe que sin ellos no me voy a mover de aquí", se descargó añadiendo, además, que el acusado tendría "gente influyente en la Justicia" que lo estaría protegiendo y ayudando.