Sigue firme la restricción para la venta de misoprostol en Mendoza

Aunque la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) autorizó en todo el país el expendio en farmacias de la droga más recomendada para la realización de abortos ambulatorios, en nuestra provincia sigue habiendo una barrera. Se trata de la ley 8116, de 2009, que dice que el 'expendio, suministro y fraccionamiento' del medicamento está limitado 'exclusivamente al ámbito institucional sanitario'. Hay un proyecto para derogar la norma, pero no ha sido aprobada en la Legislatura. El Ministerio de Salud asegura que la provee en hospitales y clínicas privadas.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Sigue firme la restricción para la venta de misoprostol en Mendoza

Aunque la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) autorizó en todo el país la venta en farmacias del misoprostol, la droga más recomendada para la realización de abortos ambulatorios, en Mendoza, el acceso a ella seguirá siendo restringido . Así lo indicaron desde el Ministerio de Salud de la provincia. Esto se debe a que en Mendoza sigue en vigencia la ley 8116, que fue sancionada 2009. La norma dice que el 'expendio, suministro y fraccionamiento' del misoprostol está limitado 'exclusivamente al ámbito institucional sanitario' . Esto significa que el Ministerio de Salud lo provee directamente a las maternidades. Y una ley tiene más peso que la disposición de Anmat, por lo tanto, al menos por ahora, todo seguirá igual en nuestra provincia. El producto que autorizó Anmat se denomina Misop 200 y fue creado poco después de que el Senado Nacional rechazara el proyecto del aborto legal. Primero se autorizó para uso hospitalario, pero luego Anmat permitió la venta en cajas de 12 pastillas vaginales en las farmacias, bajo receta archivada. El Misop 200 servirá para remplazar el Oxaprost, un producto que mezcla misoprostol y diclofenac y que en principio es de uso gástrico. La innovación estaría a la venta antes de fin de año, pero en Mendoza no será accesible, salvo que avance un proyecto de la diputada radical Ana María Andía , quien ha propuesto la derogación de la ley 8116. contenidos/2018/08/10/noticia_0071.html Andía presentó este proyecto en agosto, pero hay dudas de que vaya a tratarse en lo que queda de este año. Según Andía, la limitación actual del misoprostol fomenta el mercado negro y perjudica a las personas más vulnerables. También ha dicho la legisladora que, en las actuales circunstancias, suben los costos de la droga y se impide el uso ambulatorio, o sea, la auto administración. El misoprostol tiene varios usos en el sistema sanitario provincial. Además de ser utilizado para la aplicación de la interrupción legal del embarazo (ILE) en casos de abuso sexual y cuando corre riesgo la vida de la madre, se lo emplea para inducir el parto. También se lo utiliza en hospitales y clínicas cuando hay un embarazo detenido y para la 'prevención y profilaxis de la hemorragia pos parto'. Según ha dicho el subsecretario de Salud, Oscar Sagás, este medicamento 'tiene que estar en las maternidades (públicas y privadas) porque es de uso habitual'. Por eso no ha habido mucha preocupación por la situación del proyecto legislativo. Los hospitales descentralizados lo adquieren en forma independiente, y los centralizados, a través de la Dirección de Farmacología. Pero casi ninguna provincia restringe la venta del misoprostol en las farmacias, salvo San Juan. Incluso, hay una que hace tiempo anunció que empezará a producirlo en dos laboratorios públicos: Santa Fe.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?