Si tenés estos síntomas, estás deshidratado

Desde el Ministerio de Salud elaboraron un extenso informe sobre cómo detectar y prevenir este mal que afecta a muchas personas en el verano. Especial cuidado con bebés y adultos mayores.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Si tenés estos síntomas, estás deshidratado(ligadealimentacion.com)

Si tenés estos síntomas, estás deshidratado | ligadealimentacion.com

Si tenés estos síntomas, estás deshidratado(ligadealimentacion.com)

Si tenés estos síntomas, estás deshidratado | ligadealimentacion.com

Las altas temperaturas pueden afectar nuestro organismo y muchas veces lo advertimos cuando ya tenemos alguna dolencia. La deshidratación es uno de los males de la época que en el caso de bebés y adultos mayores puede presentarse con mayor asiduidad. 

En este contexto, y considerando que las máximas no darán tregua en los próximos días, desde el Ministerio de Salud, Desarrollo y Deporte se aconsejó realizar una alimentación balanceada y equilibrada todo el año pero especialmente durante el verano.

Se puso énfasis en que debido al calor tenemos mayores posibilidades de deshidratarnos, por ello es recomendable beber una mayor cantidad de líquido y priorizar el consumo de alimentos frescos, en particular verduras y frutas, ya que son ricas en agua, vitaminas y minerales y sirven para rehidratarse. Sobre todo aprovechar los frutos de estación.

También, se subrayó, es muy importante poner especial cuidado en el manejo y consumo de los alimentos, respetar la cadena de frío y evitar la exposición de los productos al calor. De esta manera los alimentos no se deterioran y se previenen enfermedades e intoxicaciones.

Asimismo no es recomendable el consumo de platos calientes, pesados e hipercalóricos típicos de la época invernal. Es recomendable evitar las grasas, y en lo posible elegir quesos y cortes magros de carne. Por otro lado, se aconseja que todos aquellos alimentos enlatados sean ingeridos eventualmente.

Sin embargo, los alimentos básicos como los cereales, lácteos, carnes y aceites no deben eliminarse de la dieta. Cada uno de ellos aporta un componente primordial para una buena nutrición, ya sea calcio, hierro o proteínas y no se debe descuidar ningún aspecto.

Los síntomas generales a los que tenés que prestar atención

  • Sed.
  • Boca seca o pegajosa.
  • Orina amarilla oscura.
  • No orinar mucho.
  • Dolor de cabeza.
  • Piel seca y fría.
  • Calambres musculares.

Los 10 síntomas de una deshidratación grave

  • No orinar u orina amarilla muy oscura o de color ámbar.
  • Piel seca y arrugada.
  • Irritabilidad o confusión.
  • Mareos o desvanecimiento.
  • Latidos cardíacos rápidos.
  • Respiración rápida.
  • Ojos hundidos.
  • Apatía.
  • Hipotensión arterial.
  • Alteración del estado de consciencia.

Ante estos síntomas es importante concurrir rápidamente al centro de salud más cercano para tratar al paciente.

En el caso de los bebés prestar mucha atención si...

  • Tiene más sed que de costumbre, llora sin lágrimas, tiene la boca seca u orina menos de lo habitual.
  • Tiene los ojos hundidos.
  • Tiene vómitos o hace caca muy seguido.
  • Está irritable, decaído, no quiere beber o tiene fiebre.
  • La materia fecal tiene moco o sangre.

Se debe acudir rápidamente al médico.

Tratamientos

En todos los casos, el tratamiento consistirá en reponer el líquido y los electrolitos perdidos.

En los casos de deshidratación de leve a moderada consiste en tomar agua (en pequeñas cantidades si no puede retener líquidos) o consumir sales de rehidratación (si así lo aconseja el médico).

Deben evitarse: el café, las gaseosas, alcohol, etc.

Los lactantes deben seguir consumiendo leche materna.

Si la deshidratación es grave o el enfermo no puede retener el líquido, en el centro de salud le administrarán líquidos por vía intravenosa de ser necesario.

Prevención

La mejor prevención es beber al menos dos litros de agua por día. En épocas de calor, mantenerse bien hidratado y controlar que los más pequeños tomen suficiente agua y coman frutas. En el caso de los bebés amantarlos con regularidad.

Cuidar que las personas que estén con diarrea o vómitos consuman líquidos.

Al hacer ejercicio también es imprescindible consumir líquidos y evitar la actividad física durante una ola de calor.

Más información aquí.