Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile

A pocos días de la visita del pontífice al vecino país, se incrementaron las consultas sobre horarios y requisitos para cruzar la cordillera.
Avatar del

Nicolás Munilla

1/8
Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile(Alf Ponce / MDZ)

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile | Alf Ponce / MDZ

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile(Alf Ponce / MDZ)

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile | Alf Ponce / MDZ

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile(Alf Ponce / MDZ)

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile | Alf Ponce / MDZ

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile(Alf Ponce / MDZ)

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile | Alf Ponce / MDZ

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile(Alf Ponce / MDZ)

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile | Alf Ponce / MDZ

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile(Alf Ponce / MDZ)

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile | Alf Ponce / MDZ

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile(Alf Ponce / MDZ)

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile | Alf Ponce / MDZ

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile(Alf Ponce / MDZ)

Se vienen días complicados en la Terminal por la llegada del Papa a Chile | Alf Ponce / MDZ

En los primeros días de enero, la Terminal de Ómnibus de Mendoza posee un constante tránsito de pasajeros que llegan o salen desde o hacia múltiples destinos de la Argentina y los países vecinos, con un ritmo y cantidades similares al año pasado. De todos modos, el 2018 comenzó con una particularidad en lo referente al transporte de larga distancia: la visita del papa Francisco a Chile.

En la Terminal se incrementaron sustancialmente las consultas de potenciales pasajeros (en su mayoría mendocinos y de provincias aledañas) sobre las salidas a la capital trasandina en las vísperas de la llegada del pontífice argentino.

"Lo que más consultan son los horarios de salida a Chile y los requisitos para cruzar la frontera", explicaron a MDZ en el centro de atención de la terminal mendocina. Con esas perspectivas, la estación automotora podría alcanzar un pico de visitantes hacia finales de la próxima semana, dado que a la visita de Francisco se sumará el recambio de quincena vacacional.

Mientras tanto, y tal como se refleja en las aduanas de Horcones y Los Libertadores, el éxodo de mendocinos y argentinos al vecino país no se detiene. Hay una alta demanda de pasajes hacia Chile, y los picos de pasajeros se registran en la mañana, las últimas horas de la tarde y la noche, cuando se concentran las salidas a la capital trasandina. En cambio, los visitantes chilenos son escasos, y solo se reportan mendocinos que retornan de sus vacaciones o extranjeros de otros países que vienen de paso. "Los chilenos evitan venir a Mendoza en enero por el calor, generalmente comienzan a llegar en febrero", confían en la Terminal.

Por otro lado, el turismo nacional no pierde vigencia. En la mañana, la terminal reboza de visitantes porteños, bonaerenses, cordobeses y santafesinos, además de otras provincias, que arriban a Mendoza procedentes de sus lugares de origen, mientras que los mendocinos se embarcan a los sitios de veraneo en horas de la tarde, en consonancia con los esquemas de horarios que maneja la estación automotora.

Polémica y desmentida por los límites al equipaje

En los últimos días hubo cierto revuelo en la Terminal de Ómnibus por una supuesta orden impartida desde la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) que prohibía el despacho de determinados objetos de "gran porte" en las bodegas de los colectivos de larga distancia y modificaba el límite de kilogramos permitidos en el equipaje.

A través de un folleto que, según testigos, estaban a disposición del público en algunas boleterías, se aclaraba que no se podían cargar "ni en bodega ni en el interior del micro" algunos elementos como sombrillas, sillas desmontables, heladeras de pic-nic portátiles, bicicletas y tablas de surf. Además se prohíbe el transporte de sustancias tóxicas, explosivos, elementos cortantes, combustibles, adhesivos, pinturas y alimentos como carnes, verduras y frutas.

Sobre el equipaje permitido, el folleto indica que solo se podrá llevar una valija de "hasta 20 kilogramos" en bodega y un bolso de mano de "hasta 5 kilogramos" en el interior del colectivo. Además advierte que "la empresa no autoriza el pago por el despacho del equipaje".

En la CNRT desmintieron tajantemente la existencia de una nueva normativa y recordaron que aún sigue vigente la Resolución 47/95 y su modificatoria 212/02 que establece un límite máximo de equipaje gratuito de 15 kilogramos (que puede ser ampliado por decisión de la empresa de transporte); y añadieron que no existen restricciones en cuanto al bolso de mano. Tampoco hay prohibiciones específicas en cuanto a los elementos que pueden ser cargados, salvo que el organismo recomienda que "no despachen objetos frágiles ni equipamientos electrónicos" porque pueden sufrir daños en el traslado.

Los maleteros de la terminal, por su parte, aclararon que nunca recibieron instrucciones de las empresas o los administradores de la estación automotora sobre cambios en el equipaje, y aseguraron que siguen trabajando de la misma manera. En ese sentido, reconocieron que, en algunos casos, se "pasa por alto" el límite máximo de 15 kilogramos por pasajero y se cargan más bultos de lo permitido.