Se triplicó la tasa de deshielo de la Antártida

Una investigación publicada en Nature ­indica que la Antártida se está acercando a un punto de no retorno.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Se triplicó la tasa de deshielo de la Antártida

Se triplicó la tasa de deshielo de la Antártida

Se triplicó la tasa de deshielo de la Antártida

Se triplicó la tasa de deshielo de la Antártida

Un nuevo estudio halló que el calentamiento global está acelerando el derretimiento de la capa de hielo de la Antártida, un fenómeno que contribuye a que se sumen unos 200.000 millones de toneladas de agua a los océanos del planeta cada año y amenaza con inundar las comunidades costeras de todo el mundo.

>

Los hallazgos publicados en la revista Nature revelan que la tasa de deshielo de la Antártida se ha triplicado en la última década y que el continente superó a Groenlandia como el que contribuye en mayor medida al aumento del nivel del mar.

Una segunda investigación también publicada en Nature, realizada por un equipo de ­investigación independiente, ­indica que la Antártida se está acercando a un punto de no retorno. De las decisiones que se tomen en los diez próximos años para contener las emisiones de los gases que causan el cambio climático dependerá el futuro del continente, sostienen los autores del trabajo, liderado por la organización Csiro de Océanos y Atmósfera de Australia.

Los investigadores concluyen que, si se adoptan medidas efectivas para contener el cambio climático y la temperatura media global no aumenta más de 0,9 grados, el deshielo de la Antártida sólo hará subir el nivel medio de los mares unos 6 centímetros hasta el 2070. Pero si no se adoptan estas medidas y se deja que la temperatura global aumente 2,9 grados, el nivel medio de los mares subirá 27 centímetros hasta el 2070 por la contribución de la Antártida -a los que habría que añadir los centímetros ganados por el aumento del volumen del agua debido a su calentamiento-.

En este segundo escenario, que se producirá cuando los niños que nacen en la actualidad tengan poco más de 50 años, zonas densamente pobladas o de alto valor ecológico como los deltas del Mekong, el Mississipi o el Ebro, quedarían sumergidas, lo que provocaría migraciones de millones de personas que perderán sus hogares.