San Martín se sorprendería de "la poca bola" que le dan en Chile

Mientras se celebran los 200 años del Cruce de los Andes y se resalta la expedición libertadora del General San Martín, en el vecino país la figura del prócer argentino sigue siendo un nombre entre tantos otros que se enseñan en las clases de historia.
Avatar del

Edu Gajardo

1/2
San Martín se sorprendería de "la poca bola" que le dan en Chile(Publicada por ElLitoral.com.ar)

San Martín se sorprendería de "la poca bola" que le dan en Chile | Publicada por ElLitoral.com.ar

San Martín se sorprendería de "la poca bola" que le dan en Chile(Publicada por ElLitoral.com.ar)

San Martín se sorprendería de "la poca bola" que le dan en Chile | Publicada por ElLitoral.com.ar

-Buenas tardes, soy José de San Martín y voy a liberar a Chile.

-¿Tiene algo para declarar?

-Le digo que voy con un ejército a liberar a Chile.

-Bueno, póngase a la fila y llene las declaraciones. ¿Esas mulas las puso en cuarentena? Si no lo hizo el SAG los va a mandar de vuelta.

-Pero le digo que voy a liberar a Chile.

-No se preocupe, que don O'Higgins va a ser el Padre de la Patria y se va a encargar de eso. Así que póngase a la fila y escriba en el papelito lo que tiene que declarar.

Un diálogo ficticio entre un funcionario fronterizo chileno y San Martín sirve para mostrar con un toque de ironía lo que la historia dejó después de 200 años y la forma en que se reconoce a ambos lados de la cordillera la hazaña del Ejército de los Andes.

Es que mientras acá se destaca y se reconoce cada año la travesía y lo que significó para la liberación de las naciones del continente, en el vecino país la figura del general argentino sigue estando por debajo de otros nombres. Lejos de un O'Higgins, que es a quien en Chile nos enseñan a reconocer como el libertador y Padre de la Patria, e incluso después de la figura de los hermanos Carrera, acusándolo de traicionarlos para que fueran fusilados en tierras mendocinas.

Es que tal como escribí hace algunos años en MDZ, San Martín nunca fue presentado -por lo menos hasta los años que revisé textos de Historia- como un libertador, sino como un aliado de Bernardo O'Higgins en el proceso de independencia trasandino. Es más, ya que con el paso de los años y el reconocimiento a la figura de la familia Carrera (que estaban enfrentados con O'Higgins y San Martín) en el proceso de independencia de Chile, la figura del general argentino aparece más, pero para cuestionarse y no para alabarse.

Sin duda el general se sorprendería con "la poca bola" que le dan al otro de la cordillera, aún menos después de que en el período de la dictadura fuera el Ejército chileno, y especialmente Augusto Pinochet, hicieran propia la admiración por el general argentino, alejando más la figura de una gran parte de la población que desconfiaba y desconfía de los círculos militares.

No es considerado ni siquiera un héroe, ya que en la serie de televisión que llevó ese nombre (Héroes) y que se transmitió en un importante canal chileno, consideró a seis personas, entre ellas O'Higgins y Carrera, pero no a San Martín, quien aparece en la serie, pero con una imagen bastante particular, donde incluso por momentos se le muestra en una posición casi humillante hacia sus aliados y aún más hacia sus enemigos.

Incluso, en la nueva historia de Chile, la que se escribe a través de novelas o de libros de investigación, la figura de San Martín -aunque admirada por sus logros militares- es mencionada incluso como la de un "invasor" (minuto 14.00 de video inferior) o la de una persona "manipuladora" que en realidad liberaba Chile para llegar a su real objetivo que era Perú. Así por lo menos lo dejan señalado en libros como "La Historia Secreta de Chile" de Jorge Baradit o las novelas de Francisco Ortega, como "La Logia".

Así las cosas, es sorprendente "la poca bola" que en el vecino país se le da a la figura de San Martín y el Cruce de los Andes. A pesar de que ya se cumplen 200 años es probable que este domingo no haya muchas notas sobre el tema en los diarios trasandinos.

La explicación puede estar, por ejemplo (y como dice Baradit), en que para muchos historiadores trasandinos el Cruce de los Andes era un proyecto argentino al que se sumaron los derrotados proyectos chilenos, pero que San Martín no tenía en mente a Chile como un objetivo fundamental.

Con ese panorama, es difícil que la figura del general San Martín vaya a tener mayor relevancia para los chilenos, porque en las aulas, en los libros y hasta en la televisión la figura del prócer argentino está lejos de lo que conocemos en Mendoza o la Argentina.

Quizás pasarán otros 200 años antes de que cambien esta situaciones, o quizás nunca lo hagan, pero sin duda sorprende cómo la información puede cambiar la imagen de una figura fundamental para historia de Latinoamérica entre uno y otro lado de la montaña.

Aunque los presidentes se junten e inauguren muchas estatuas y monumentos, lo cierto es que en las calles si usted le pregunta a la gente quién liberó Chile, seguramente un porcentaje muy, pero muy pequeño nombraría a San Martín.

Temas
  • San Martín
  • Cruce de los Andes
  • Chile