Redes sociales: ser o no ser

Si bien no es negativo tener "relaciones digitales", lo más lógico es que eso derive en conocer en vivo a la otra persona.
Avatar del

M. Girolamo y C. Saracco

Redes sociales: ser o no ser(4.bp.blogspot.com)

Redes sociales: ser o no ser | 4.bp.blogspot.com

Por: Carina Saracco y Mauricio Girolamo

Licenciados en Psicología

Carina Saracco|Facebook

Mauri Girolamo|Facebook

El crecimiento vertiginoso del desarrollo tecnológico y su aplicación en la vida personal y de relación, ha evidenciado una tendencia social a vivir más del lado de la virtualidad que del mundo de los vínculos realesinfluyendo en la manera en que actualmente manejamos nuestras relaciones interpersonales y revolucionando la forma de entender la comunicación en los últimos años, dando paso a la formación de las "redes sociales" a las que casi todos hemos adherido.

En la actualidad, las formas de contacto, cercanía y organización, tanto de trabajo como esparcimiento, son a través de redes, implementadas como medio para mantener conexión con amigos, familiares y conocidos.  

Llegando a surgir relaciones a través de la pantalla, que han logrado ser igualmente potentes que las forjadas cara a cara. Es necesario remarcar que, si bien no es negativo tener "relaciones digitales", lo más lógico es que eso derive en conocer en vivo a la otra persona.

Las relaciones interpersonales son un mecanismo de socialización y supervivencia, que comienza desde niños, a través de los primeros contactos en el núcleo familiar y son un factor fundamental en cómo se establecerán, se conservarán y serán manejadas, las relaciones sociales futuras. El apego es el modo que tiene el individuo de vincularse con el otro. El vínculo de apego proporciona al individuo dos elementos fundamentales: la identidad "ser quien soy y no otro", y la pertenencia "formar parte de un grupo o una familia", con todos los sistemas en los que ésta también participa. En las relaciones de apego se aprende a mirar y ser mirados, tocar y ser tocados, abrazar y ser abrazados, comunicar y compartir emocionesNunca se nos ocurriría pensar que alguien pueda crear un vínculo de apego a una red social, ya que a éstas sólo se les reconoce la posibilidad de propiciar una interacción rápida y amplia, pero superficial en lo afectivo, entre las personas que se ponen en contacto. Así, la interacción virtual que se mantiene a través de las redes informatizadas, nunca conllevará el esfuerzo de compromiso y responsabilidad que entraña todo "vínculo real en la vida real".

Las nuevas tecnologías proporcionan facilidades de conexión, pero al mismo tiempo alteran la naturaleza y la esencia de la comunicación; ya que una interacción humana, basada únicamente en estas tecnologías, ocasionaría déficits sociales, afectivos y emocionales. Es necesario conocer hasta qué punto existe una búsqueda de validación y autoestima, hasta qué punto estamos "humanizando" las máquinas, que pasan a ser gratificadores respecto al sentimiento de valía personal. Las relaciones interpersonales que se originan a través de la red, no son útiles para que el individuo sienta seguridad. Hay que entender que es necesario informarse y educarse para darle un buen uso a esta herramienta, sin olvidar que penetró tan rápido en nuestra sociedad, que la minoría de los usuarios ha tenido una formación seria respecto a cómo utilizarlas.Es imposible negar que las redes sociales nos han facilitado la vida de muchas maneras,pero hay que tener en consideración que un mal uso puede provocar aspectos negativos y perjudiciales, dando lugar a exposiciones descuidadas e innecesarias de aspectos personales, o incluso generando la aparición de ciertas patologías psíquicas, derivadas del abuso de estas tecnologías.

Mientras la "conexión" es un "fenómeno tecnológico", la "comunicación" es un "hecho humano" que no depende de más herramientas que la mirada valorativa, la escucha receptiva, la palabra con contenido emocional y afectivo, la presencia real y palpable, la atención abierta y constante hacia las sensaciones que el proceso comunicativo va generando en nosotros. La conexión virtual es una herramienta útil en materia informativa y organizativa. Pero como toda herramienta se convierte en virtuosa o defectuosa según quién y cómo la use. Pudiendo acercar los que están lejos, pero al mismo tiempo alejar los que están cerca. Los vínculos son una construcción artesanal única y fruto de toda una inversión de experiencias compartidas, tiempo de acompañamiento real, temperatura afectiva generada por la presencia y compromisos cumplidos. En la red, los contactos son cientos o miles, que como vienen se van, y detrás de ellos sólo existen meras contraseñas. Una comunidad virtual, es intangible, etérea, y como diría Sergio Sinay "una conexión al vacío" Si sirve para agilizar la información, vale como herramienta. Si aísla a las personas, si lo que se busca es que no se "pierda tiempo" a través del vínculo personal, son las personas las que pasan a convertirse en herramientas.

En una sociedad en constante cambio, de movimiento acelerado y de avances desparejos, donde la adquisición de un aparato pasa ser obsoleto, o al menos antiguo, en término de breves años, nos corresponde hacer una parada, un descanso y una reflexión. Hay cosas que no pasan de moda, ni necesitan actualizaciones, ni tienen obsolescencia programada. Un café con un amigo, un asado familiar, un viaje en auto entonando canciones infantiles. Lamirada comprensiva acompañada de una mano en el hombro, un abrazo emocionado, un beso estremecedor, carcajadas compartidas, el aburrimiento acompañado, el gesto solidario con el vecino.

En la vida, estas cosas son literalmente imprescindibles.No se puede vivir sin ellas. En su ausencia, la vida se tornaría gris, carente yamarga. Porque de esto vivimos. Son nuestros nutrientes emocionales.Los elementos que hacen necesaria una vida compartida y en contacto, de palabras leídas en los labios, de ojos vidriosos que revelanemoción, de roces imperceptibles que implican complicidad, de silencios que hablan, de gritos que enmudecen. Todo ello configura la verdadera comunicación humana. Algo que damos por sentada su existencia, pero subestimamos su importancia. Por ello, consideremos el valor de estar vinculados, pero realmente comunicados. No simplemente"conectados", con los ojos inmersos en caracteres que resaltan en una pantalla virtual de la vida.