Quiso torturarla y le robó dientes a sus hijos

Ocurrió en una vivienda de Martínez, Buenos Aires. Los delincuentes se llevaron la caja fuerte.
Dos delincuentes  entraron a la casa de una mujer en la localidad bonaerense de Martínez, la amenazaron con una picana eléctrica y finalmente escaparon con todo el contenido de una caja fuerte, en la que, además de dinero, estaban guardados como recuerdo los dientes de leche de sus hijos, según informó hoy a la prensa la propia víctima.

El hecho ocurrió anoche, cuando la víctima, identificada por la policía como Mariana Gillyat (50), se encontraba en la cocina de su casa, ubicada en Estrada al 2500, en el barrio Las Barrancas de Martínez, en el partido de San Isidro.

De acuerdo con el relato de las fuentes, los ladrones consiguieron violentar la ventana de la habitación de Gillyat, lindera con una obra en construcción, sin que ella lo advirtiera.  

 Tras revisar la habitación en busca de objetos de valor, los delincuentes descubrieron una caja fuerte cerrada, por lo que se dirigieron a la cocina y sorprendieron a la dueña de casa, que en  ese momento se encontraba sola.

"Cuando entraron en la cocina ya habían revuelto el cuarto. Estaban hacía un ratito", dijo la víctima a los medios esta mañana en la puerta de su casa, y detalló que cuando la abordaron los asaltantes la amenazaron con aplicarle una picana eléctrica, la "taparon con una manta" y le "pidieron por favor que no los mire" mientras la llevaban nuevamente a su cuarto.

"El chico que me estaba llevando tenía una picana en la mano derecha, la tenía todo el tiempo sobre mi cuerpo", recordó Gillyat, y agregó que los delincuentes, "de unos 30 años, "a cara descubierta" y con "guantes negros en las manos", le pedían "plata y dólares".

La mujer informó que les dijo a ambos agresores que no tenía "nada de valor" en la casa y les ofreció el efectivo que en ese momento tenía en su cartera, aunque ellos enfatizaron que querían "la llave de seguridad de la caja fuerte".

 Finalmente, la mujer accedió a abrirles el cofre, de donde los ladrones tomaron todo el contenido: unos 2.000 pesos y 100 dólares en efectivo además de una cajita en la que aparentemente creyeron que había alhajas, aunque en realidad estaban guardados como recuerdo los dientes de leche de cuando sus hijos eran pequeños.
 
"Lo que se llevaron de valor son los dientes de mis hijos, que el `Ratón Pérez` tenía los dientecitos ahí guardados", se lamentó Gillyat, y aseguró que a su juicio los asaltantes actuaron con "nivel profesional", "calmos" y le transmitieron "tranquilidad".

Minutos más tarde y con el botín en su poder, los ladrones escaparon, por lo que la víctima se comunicó con la comisaría 4ta. de San Isidro, con jurisdicción en la zona, para reportar lo sucedido.
 
Si bien las autoridades respondieron con rapidez y pusieron en marcha un operativo rastrillaje en las cercanías, no lograron encontrar a los delincuentes.

Además, personal dependiente de la Jefatura Departamental Conurbano Norte solicitó las grabaciones de las cámaras de seguridad municipales instaladas en la cuadra para averiguar si pudieron captar algún elemento de utilidad para la causa, como si los prófugos escaparon en un vehículo y qué dirección siguieron. En tanto, la propia víctima dijo hoy que "por la forma en que (los ladrones) entraron y en que salieron" de su casa, creía que los vigiladores privados del barrio, que debían estar en una garita ubicada en la esquina, no habían podido ver nada de lo ocurrido.

"Creo que no fue por esta calle (que salieron los asaltantes), así que honestamente no creo que la garita haya tenido nada que ver", opinó Gillyat.

Interviene en la investigación la fiscalía de instrucción descentralizada de Martínez, a cargo de Gastón Garbus