Sociedad Parque Aconcagua

Quieren tratar "in situ" los residuos del Aconcagua

El desafío es mejorar la gestión de residuos en los alrededores del parque. Te contamos cómo funciona actualmente.
Avatar del

Mariana Cavagnaro

1/3
Quieren tratar "in situ" los residuos del Aconcagua

Quieren tratar "in situ" los residuos del Aconcagua

Quieren tratar "in situ" los residuos del Aconcagua

Quieren tratar "in situ" los residuos del Aconcagua

Quieren tratar "in situ" los residuos del Aconcagua

Quieren tratar "in situ" los residuos del Aconcagua

En los últimos días se viralizó un Whatsaap que alertaba sobre un "desastre ambiental" en el Aconcagua. Mientras que el mensaje preocupó a montañistas, desde el Gobierno provincial explicaron la situación y desmintieron la información.

Parte del texto que se ha difundido dice lo siguiente:

"DESASTRE AMBIENTAL EN EL PARQUE ACONCAGUA. Cada año miles de personas intentan subir el cerro más alto de América y cientos más trabajan en los campamentos para brindar servicios a los escaladores, todas estas personas hacen pis y caca en tachos, una vez que los tachos se llenan son sacados en helicóptero y llevados a un lugar donde un camión debería llevar los desechos a la planta de tratamientos. 

Sin embargo, las autoridades desmienten dicha información, cuya fuente es anónima. Aseguran que la foto que acompaña al texto es antigua. 

La Directora de Recursos Naturales de la provincia, Mabel Chambouleyron, quien depende de la Secretaria de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza, explicó que el actual sistema de gestión de residuo funciona desde hace más de 12 años, cuando se implementó la utilización de tambores o tachos.

"En principio se usaban pozos sépticos, después se adaptaron distintas estrategias. Se les entrega a los andinistas una bolsita para que las personas recojan su materia fecal, con el fin de evitar que se congele y que esto genere un efecto visual negativo. Se recogen en bolsas y al finalizar su estadía, en Plaza de Mula, los visitantes deben entregar sus respectivas bolsas al guardaparque", explica la funcionaria quien aclara que dichos residuos no generan contaminación alguna. 

Los residuos que se acumulan en dichas bolsas se colocan en tambores de 200 litros, que posteriormente se trasladan en helicóptero hasta una plaza en la zona de Horcones donde esperan ser recolectados por una empresa que los transporta a un vertedero como destino final.

"Cuando se trasladan los tachos, las tapas suelen no quedar con un sellado total, esto puede provocar algún accidente. Cuando levantan los tachos puede haber alguna filtración mínima. Sin embargo, esto puede ser una excepción. Esto no es lo normal ni lo cotidiano. En el caso de que esto sucediera, no es un contaminante de residuos orgánicos ", aclara Chambouleyron, quien agrega que no existe ninguna normativa por la cual se haya decido filtrar los tachos para disminuir su peso, como suele mencionarse.

Los residuos de la temporada 2016-2017 fueron trasladados a un vertero de Rivadavia, los de la temporada que recién finaliza 2017-2018 serán trasladados la próxima semana. Para ello, se realizó una licitación con el fin de designar a la empresa que realizaría el traslado, sin embargo resultó desierta, por lo que se ejecutó una contratación directa a la empresa Andreu.

Propuesta de cambio de sistema: planta de tratamiento de residuo

La Directora de Recursos Naturales está convencida de que el sistema actual no es suficiente y que puede mejorarse. "El sistema en sí, debería modificarse, debería hacerse un tratamiento in situ, que reduzca el residuo sólido y el líquido. Los afluentes tratados son aguas residuales que pueden utilizarse para otros fines, para riego por ejemplo. Hemos hablado con la UTN la posibilidad de poder instalar una planta de tratamiento. Al ser en en una zona montañosa necesitamos resolver la estrategia para permitir ese tratamiento biológico. Estamos evaluando mejorar el sistema actual de residuos con un tratamiento biológico en el lugar."

La funcionaria reconoce que en la mayoría de los parques similares al Aconcagua no existe dicha planta de tratamiento por lo que no hay referentes en el mundo para tomar el modelo y poder aplicarlo. En algunos lugares similares hay pozos sépticos, sin embargo el tratamiento con tachos es superior. 

"El desafío es lograr encontrar una condición biológica adecuada para que las bacterias procedan a realizar la degradación de los residuos.", explica desde la mirada técnica la funcionaria que dirige el área de Recursos Naturales.

"Estamos en la etapa de Proyecto, desde que asumimos en la gestión estamos concentrados en la limpieza del Parque. Estamos considerando la posibilidad de trasladar el campamento de Plaza de Mulas a la cercanía del Hotel. Aprovechando el traslado se construiría la planta. Ya hemos recorrido la zona con profesionales de diversas instituciones. El problema no está en el tiempo de construcción, el problema principal es hacer las pruebas para elegir el tratamiento que funcione", concluye Chambouleyron.