Ignacio Montes de Oca: Quién fue Ramón L. Falcón, un histórico blanco de los anarquistas

Ayer, una pareja de anarquistas hizo explotar una bomba en el mausoleo del coronel Falcón, en el Cementerio de la Recoleta. Por un error de uno de ellos, el artefacto hirió gravemente a la mujer encargada de colocar el explosivo. El objetivo ni la fecha fueron al azar: se cumplía un nuevo aniversario del asesinato de Falcón, ultimado el 14 de noviembre de 1909.

Avatar del

Redacción MDZ Online

Ramón L. Falcón (el hombre de mayor estatura) fue jefe de la Policía.

Ramón L. Falcón (el hombre de mayor estatura) fue jefe de la Policía.

La figura del coronel Ramón L. Falcón ha sido históricamente blanco de los anarquistas en Argentina. El 14 de noviembre de 1909 fue asesinado por uno de ellos y ayer, 109 años después, colocaron un explosivo en el mausoleo del exjefe policial, en el Cementerio de la Recoleta, lo que causó heridas en una de las responsables del ataque.

¿Qué justifica el odio anarquista hacia Falcón? Quien se refirió al tema fue el escritor e investigador Ignacio Montes de Oca. En diálogo con el programa "Otra manera", por MDZ Radio, recordó la historia que posicionó a Ramón L. Falcón en la vereda opuesta a los inmigrantes anarquistas.

"En 1909, Argentina atravesaba un momento tremendo. Llegaron los inmigrantes con la promesa de tierras, pero los terratenientes no las cedieron y mucha gente se comenzó a acumular en los conventillos de las ciudades. En 1907 había estallado la huelga de inquilinos, por habitaciones en las que convivían hasta 20 personas" comenzó.

En este contexto, "Ramón Falcón salta a la fama porque empieza a allanar cuanto local anarquistas o comunista había en la mira. Èl aplasta la huelga de inquilinos y manda a anarquistas a la cárcel y a otros los expulsa del país. Con esto, Falcón los pone en la mira.  Podía perdonar a comunistas y socialistas, pero no a anarquistas".

"Falcón era metódico y feroz. A raíz de esa huelga y de la represión, en 1909 estalla otra y Falcón carga contra una manifestación en la Ciudad de Buenos Aires el 1 de mayo, matando a nueve personas. A partir de ese hecho, se la tenían jurada. Es por eso que Simón Radowitzky  lo mata para vengar a los muertos de la masacre de Plaza Lorea", completó.

Montes de Oca también se refirió a la figura de Radowitzky, el inmigrante anarquista que arrojó una bomba al carruaje en el que se trasladaba Falcón. "Él sólo cargó con el asesinato, nunca se supo si tuvo cómplices, nunca lo confesó, dijo que actuó por su cuenta", manifestó el historiador.

Por otra parte, puntualizó: "El anarquismo cometió la primera oleada de ataques terroristas de Argentina en 1925, una cadena de ataques con bombas en locales de firmas norteamericanas, matando a 24 personas en 12 atentados. La historia es tapada por los grupos de izquierda más adelante".

Escuchá la entrevista con Montes de Oca:

Temas
  • Explosión en Recoleta
  • Ramón L. Falcón
  • Ramón Falcón
  • Falcón
  • anarquistas