Pizzas y dinosaurios para celebrar el Día de los Jardines en Las Heras

Uno de los 14 jardines maternales lasherinos, el del CEDRyS Nº 17 de El Plumerillo, compartió con sus niños y papis una mañana cargada de música y regalos. El intendente Daniel Orozco fue el invitado de honor y agradeció la silenciosa tarea de las "seños" en esta fundamental etapa de preparación para la educación formal
1/3
Pizzas y dinosaurios para celebrar el Día de los Jardines en Las Heras(Municipalidad de Las Heras)

Pizzas y dinosaurios para celebrar el Día de los Jardines en Las Heras | Municipalidad de Las Heras

Pizzas y dinosaurios para celebrar el Día de los Jardines en Las Heras(Municipalidad de Las Heras)

Pizzas y dinosaurios para celebrar el Día de los Jardines en Las Heras | Municipalidad de Las Heras

Pizzas y dinosaurios para celebrar el Día de los Jardines en Las Heras(Municipalidad de Las Heras)

Pizzas y dinosaurios para celebrar el Día de los Jardines en Las Heras | Municipalidad de Las Heras

 "Tu oficio, qué lindo oficio, magia del pueblo en las aulas. Milagro de alfarería, sonrisa de la mañana". Así se la recuerda a Rosario Vera de Peñaloza (1873-1950), maestra, precursora y defensora de la educación de la primera infancia, quien fundó el primer jardín de infantes en nuestro país. Y por ella, hoy 28 de mayo, se celebra el Día de los Jardines.

En su honor y recordatorio, como ejemplo de generaciones enteras de "seños" argentinas, es que Las Heras vivió esta mañana de lunes. Fue en el jardín maternal Gorrioncitos, ubicado en el CEDRyS Nº17 de El Plumerillo. Los dinosaurios y regalos sorpresas se adueñaron de la fiesta, donde los "peques" fueron protagonistas.

Sus papis, orgullosos del evento, tomaban fotografías mientras acomodaban las colas de "dinos" de sus hijos. Y las docentes, con sonrisas grandes, formaban la ronda para iniciar el acto de celebración.

"Vine a compartir este día tan especial para darle las gracias y mis respetos a las maestras que cuidan a nuestros niños y desarrollan la tarea profesional de educarlos en sus primeros años de vida. Un aplauso a estas mamás también de nuestros hijos", declaró el intendente Daniel Orozco, invitado de honor al festejo. Junto a él ocuparon las primeras sillitas la directora de Educación, Elina Tello; concejales y otros funcionarios del departamento.

Tello expresó la importancia de esta educación inicial como "proceso fundamental y necesario para la inserción escolar de nuestros chicos. Quiero agradecer a las señoritas por el trabajo profesional que día a día nos brindan".

Entre las sorpresas para cada uno de los 110 alumnos que van al jardincito de este CEDRyS de El Plumerillo, estaba la jefa de la Biblioteca Municipal Manuel A. Sáez, Eliana Díaz, quien llevó de regalo varios libros para los chicos. También el intendente Orozco y su directora Tello recibieron un presente: un juego de mate cada uno con el que los directivos del jardín quisieron agradecer su visita.

La directora de este jardín maternal Gorrioncitos, Cristina Ortiz, no encontraba palabras para describir el día a día de su función educativa con bebés de 45 días hasta pequeños de tres años. "Es muy importante que hoy estemos todos juntos festejando, porque muchas veces nuestro trabajo es silencioso. Esta fiestita es una remuneración en gratitud a lo que hacemos día a día. Y un encuentro familiar con los padres de nuestros niños", manifestó emocionada.

Luego de bailar todos juntos la canción El monstruo de la laguna, de Canticuénticos, docentes y alumnos, junto a los familiares presentes y funcionarios, compartieron porciones de pizzas caseras que se vendían en un mesón con fin solidario.

"Se trata de un reconocimiento profundo a la labor que desempeñan día a día los docentes y auxiliares de nuestros jardines maternales, entregados al servicio de la primera infancia, cumpliendo un servicio social también que es muy destacado en nuestro departamento", reflexionó el subdirector de Educación, José Báez.

Y así, al ritmo de la música, con "coreos" incluidas, los chicos saludaban a sus "seños" con un abrazo de oso y un beso grande en las mejillas, quizás el regalo más grande que ellas en su día pudieran recibir.