Piden ayuda para identificar a un mendocino perdido en el norte del país

Leonardo Arguello tiene 35 años y vive hace 15 días en la puerta de una comisaría de la ciudad de Las Termas de Río Hondo, en la provincia de Santiago del Estero. No recuerda cómo llegó hasta ahí y nadie lo reclama
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Piden ayuda para identificar a un mendocino perdido en el norte del país

Piden ayuda para identificar a un mendocino perdido en el norte del país

Piden ayuda para identificar a un mendocino perdido en el norte del país

Piden ayuda para identificar a un mendocino perdido en el norte del país

Un mendocino de 35 años, que tendría retraso madurativo, lleva 15 días viviendo frente a una comisaría en la ciudad de Las Termas de Río Hondo, en la provincia de Santiago del Estero. El joven inicialmente fue detenido por ingresar sin autorización a un local comercial para refugiarse durante la noche pero unas horas después fue liberado y no tiene donde ir.

Un comerciante denunció el pasado 31 de enero que había alguien dentro de su local ubicado en el barrio Sector el Alto de la ciudad santiagueña. El local estaba en desuso pero tenía su puerta cerrada con candado, la cual había sido forzada.

Personal policial encontró en el interior a un joven, quien estaba con toda su ropa mojada y aseguró que solo había entrado a resguardarse del clima ya que no tenía donde ir. Lo mismo le había manifestado al comerciante.

A partir de ese momento se lo trasladó a la Comisaría 50, donde el joven dijo llamarse Leonardo Arguello, tener 35 años de edad y ser oriundo de la ciudad de Guaymallén, pero carecía de algún tipo de identificación que ratificara sus dichos.

Según consigna el diario Panorama, pasaron los días y al no haber novedades sobre su identidad ni tampoco aparecer nadie que lo reclame, los efectivos lo dejaron en libertad. Pero como no tiene donde ir, el mendocino permanece la mayor parte del tiempo en la vereda de la dependencia policial, donde recibe muestras de solidaridad de los policías y los vecinos.

Los mismos efectivos suelen acercarle comida o un poco de yerba y azúcar, como así también algo de ropa. Resta averiguar si alguien lo reconoce, ya que él no recuerda ni aporta datos que aclaren la situación.