Perpetua para femicida que mató a su pareja y una amiga

Cristian Héctor Perrone fue condenado por un tribunal de la Justicia bonaerense por el doble crimen de dos mujeres, cometido en 2016.
Avatar del

MDZ Judiciales

1/2
Perpetua para femicida que mató a su pareja y una amiga

Perpetua para femicida que mató a su pareja y una amiga

Perpetua para femicida que mató a su pareja y una amiga

Perpetua para femicida que mató a su pareja y una amiga

Un hombre fue condenado hoy a prisión perpetua por la violación y asesinato de una joven y de una adolescente, cometidos el 6 de mayo de 2016 en la localidad bonaerense de Ramos Mejía.

El Tribunal Oral Criminal (TOC) 3 de La Matanza encontró a Cristian Héctor Perrone (45) autor de los delitos de homicidio agravado por el vínculo, abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte y robo simple, de los que fueron víctimas de María Soledad Ramos (26), con quien había mantenido una relación, y Florencia Mariezcurrena (14).

Además, los magistrados dispusieron que se comunique al procurador General bonaerense, Julio Conte Grand, para que informe sobre el desarrollo de una causa iniciada a Perrone el año anterior al doble femicidio ante la Justicia de Lomas de Zamora, cuando fue denunciado por su ex mujer de abusar sexualmente de su hija de entonces 11 años.

El ahora condenado llegó detenido al juicio y hoy no se presentó en la audiencia para conocer el veredicto judicial, aunque envió una nota a través de su defensor en la que justificó su ausencia por sentirse "mal y descompuesto".

Tras escuchar el veredicto condenatorio, los padres de las víctimas se manifestaron conformes.

"Ahora va a estar toda la vida preso y no va a salir nunca más. Es lo único que nos queda a (su esposa) Soledad y a mi, ya que Florencia no está", expresó a la agencia Télam José Carbone, padrastro de la menor de las víctimas.

Por su parte, Mario Ramos, padre de María Soledad, manifestó: "Me siento tranquilo y agradezco a los jueces, al fiscal y a los abogados".

"Siento un dolor grande porque es algo muy feo enterrar a una hija pero gracias a Dios hoy descansa en paz", concluyó.

En tanto, el abogado querellante Damián Pérez, que representa a la familia de Florencia, destacó dos cosas "muy importantes del fallo".

"La primera es que llegamos a una condena por dos homicidios agravados, y la segunda es que el tribunal consideró que debía ponerse con conocimiento del procurador de la provincia de Buenos Aires, Conte Grand, sobre la circunstancias ocurridas en Lomas de Zamora, ya que esta persona había sido denunciada por su ex mujer por abuso sexual contra su hija de 11 años y estuvo un año sin que Justicia lo busque", explicó.

"Si hubiese estado preso por ese hecho, esto de Ramos Mejía no hubiese sucedido", destacó el letrado.

En su veredicto, los jueces Diana Volpicina, Alberto Saibene y Gustavo Navarrine coincidieron con el pedido de condena requerido en los alegatos por el fiscal Alfredo Luppino y el abogado Pérez.

El hecho se descubrió el 7 de mayo de 2016 en un galpón situado en Avenida de Mayo 2080, de Ramos Mejía, donde Perrone -quien en 1999 había salido de prisión tras purgar una condena por tentativa de homicidio y hurto calificado- trabajaba de sereno.

En el lugar vivía María Soledad, en una pequeña habitación junto a sus hijos de por entonces 7 y 9 años, quienes se encontraban en la escuela al momento del crimen de su madre, y el día del ataque la había ido a visitar su amiga Florencia.

Alertada por las autoridades escolares, ya que Ramos no había ido a retirar a sus hijos, la Policía arribó al galpón y encontró los cadáveres de ambas mujeres, quienes habían sido atadas, violadas y estranguladas con un cable.

Una de las pruebas más importantes contra Perrone es que se encontró su semen en un preservativo usado y ensangrentado hallado en el lugar del crimen, en tanto que varios testigos lo vieron salir del galpón luego de que se cometieron los asesinatos.

El sereno fue detenido dos días después del crimen cerca de la ciudad pampeana de General Acha, en la ruta nacional 35, cuando iba a bordo de la moto de un vecino de la zona que, sin saber quién era, se ofreció a llevarlo al ver que hacía dedo a la vera del camino.

Al ser detenido Perrone tenía cuatro teléfonos celulares, uno de los cuales pertenecía a María Soledad, una tablet negra protegida con film en una caja que contenía el ticket de compra a nombre de la joven y una fotocopia del DNI de Ramos, entre otros elementos.