PAMI vs Burgos II: La obra social desobedece al juez

Un amparo primero y una orden después ordenaba devolverles a los jubilados la atención cardiológica en el centro de Burgos. Pero la obra social no obedece a la justicia. Duro conflicto.
Avatar del

MDZ

1/2
Médico Claudio Burgos.(Nacho Gaffuri/MDZ)

Médico Claudio Burgos. | Nacho Gaffuri/MDZ

PAMI vs Burgos II: La obra social desobedece al juez(Nacho Gaffuri/MDZ)

PAMI vs Burgos II: La obra social desobedece al juez | Nacho Gaffuri/MDZ

La obra social PAMI desobedeció dos órdenes judiciales federales que ordenaban restituir al médico Claudio Burgos la atención cardiológica de unos cien mil afiliados al PAMI, que en medio de un fuerte conflicto entre la obra social de los jubilados y el Centro de Trasplantes del conocido cirujano que opera en el Hospital Italiano, han perdido la atención especializada y habían ido a dar  a un centro médico perteneciente a un grupo afín al oficialismo, con clínicas en distintos lados del país y la propiedad de medios de difusión como Crónica, Ámbito Financiero y otras publicaciones.

Semanas atrás, la jueza Olga Pura Arrabal había ordenado al PAMI restituir la atención de los jubilados tal como estaba hasta el estallido del conflicto con Burgos, a quien retiraron la cápita y dejaron de pagarle costosísimos materiales descartables que significan el 50 % del costo de un trasplante. El PAMI no obedeció, y una ONG en representación de tres jubilados -Protectora, la misma que consiguió el amparo colectivo para todos los afiliados- volvió a presentarse esta vez al juez Walter Bento, quien ordenó y emplazó al PAMI a cumplir la orden judicial y volver a fojas cero mientras se estudia la cuestión de fondo. El emplazamiento era de 24 horas y tampoco cumplió. Sin embargo, notificados, las autoridades de la obra social informaron al juez que en 72 horas cumplirían con el dictado de la medida cautelar. Y tampoco lo hicieron. Ahora, una denuncia penal con diversas acusaciones pesa sobre el médico Marcelo Alvarez, un oncólogo camporista de buena llegada a Patricia Fadel, directora del Banco Nación e integrante del sector azul del peronismo.  En tanto, miles de jubilados permanecen en plena incertidumbre. Muchos con tratamientos avanzados, o a punto de realizarse operaciones.

El conflicto comenzó en agosto del año pasado, cuando el PAMI cambió primero las condiciones de facturación de las prestaciones, y decidió correr a Burgos después. Luego, las atenciones cardiológicas a la tercera edad fueron traspasadas a la clínica de la Sociedad Española de Socorros Mutuos -propiedad del grupo empresario Olmos, afín al oficialismo- en diciembre del año pasado, sin mayores notificaciones ni posibilidad de defensa de Burgos, cuya empresa prestó los servicios cardiológicos junto a otras instituciones médicas desde hace 27 años.

Además, la obra social decidió dejar de pagar los “descartables”, que en el caso de los trasplantes cardíacos y cardiopulmonares incluyen máquinas de "circulación extracorpórea" de más de 40.000 pesos de costo. Jubilados que se han sentido perjudicados por esta medida del PAMI iniciaron una acción judicial, que tuvo un primer paso favorable con una cautelar que ordenó volver el contrato de prestaciones a fojas cero.

Luego de un primer conflicto por el cambio de sistema la obra social directamente le quitó a la empresa del médico mendocino (Harefield SA) y al Hospital Italiano (Finamed SA), la atención convencional de los jubilados: consultas, seguimiento de unos 500 pacientes trasplantados, curaciones, cirugías menores, y todo tipo de prestaciones de rutina de la atención cardiovascular, que permitían solventar la estructura para las prestaciones de alta complejidad.

La jueza que concedió el amparo, lo que hizo fue ordenar a la obra social que “se abstenga de modificar las condiciones (…) hasta tanto se acredite suficientemente la existencia en la provincia de Mendoza de un servicio médico de iguales o mejores características que el brindado por Harefield S.A (Dr. Claudio Burgos y su equipo) y Finamed S.A. (Hospital Italiano), sin que dicho cambio comprometa el derecho a la salud y a un tratamiento digno”, tal el pedido presentado por Protectora. Esto no sucedió, por eso ahora hay nuevos emplazamientos y denuncias penales a las autoridades del PAMI.

Cuando se conoció el fallo, Burgos dijo que la medida exclusoria del PAMI “afectó profundamente al Servicio Cardiovascular poniéndolo en riesgo”. En este servicio que el cirujano acondicionó durante 25 años ya han sido operados unos 16.000 pacientes. Más de 600 de ellos fueron trasplantados multiorgánicos. Varios de esos pacientes fueron personas sin cobertura y absolutamente carenciadas, merced a un acuerdo con el gobierno provincial. El médico destacó que su centro es “...de referencia a todo nivel en la especialidad” y que de acuerdo al INCUCAI es uno de los más importantes en trasplantes de la República Argentina.