Sociedad Más peritajes

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

El móvil pericial llegó al predio para probar si es factible la utilización de un georradar. Estas máquinas se utilizan para encontrar huesos o cuerpos en el terreno.
Avatar del

MDZ Judiciales

1/7
Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Nuevo recorrido en el Próvolo con presencia de Gendarmería

Una nueva inspección ocular llevada a cabo durante la mañana de hoy en el Instituto Próvolo de Luján sorprendió por la presencia de un móvil pericial de Gendarmería Nacional en el lugar.

En el establecimiento educativo para chicos hipoacúsicos, que se encuentra clausurado, se investigan los supuestos abusos ocurridos durante años en el seno de la institución. 

La causa cuenta con 7 imputados detenidos: los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi (con prisión domiciliaria); los administrativos Armando Gómez, Jorge Bordón y José Luis Ojeda; la monja Kosaka Kumiko (con prisión domiciliaria) y la apoderada legal Graciela Pascual.

Los peritos de Gendarmería recorrieron el lugar tomando fotografías y con detectores de metales, con el objetivo de encontrar algún objeto que los acusados puedan haber enterrado en los jardines del predio ubicado en calle Boedo.

El fiscal Gustavo Stroppiana dispuso esta inspección ocular preliminar a raíz de varios hechos que consignaron las víctimas en sus declaraciones pero que todavía no han podido ser demostrados: la muerte de un alumno al caer desde una terraza de la institución, cuyo cuerpo habrían enterrado en los jardines del predio; la presencia de un sótano donde habría frascos con fetos y el ocultamiento de un cofre con pruebas, que también habría sido enterrado en el lugar.

Fuentes judiciales señalaron que la inspección que se llevó a cabo hoy fue para determinar si es factible la utilización de un georradar, que es una máquina que se utiliza para detectar cuerpos o huesos en el terreno. La misma tuvo carácter preliminar y el fiscal Stroppiana dispondrá un recorrido más exhaustivo en el futuro a partir de los resultados.