No depilarse: la liberación femenina en auge

Dejar de usar corpiño o no depilarse comienzan a ser las primeras manifestaciones femeninas en contra de estructuras impuestas. Indagamos más acerca de ello; dos mendocinas nos cuentan sus experiencias. 

Muriel del Barco

La sueca Arvida Byström es famosa por no depilarse. Mostró sus piernas peludas en una campaña para Adidas que fue aplaudida por muchos

La sueca Arvida Byström es famosa por no depilarse. Mostró sus piernas peludas en una campaña para Adidas que fue aplaudida por muchos

Llega el verano y los centros de estética de la provincia aseguran que no tienen capacidad ni lugar para atender a todas esas mujeres que quieren eliminar el vello para siempre. Ya sea en sus piernas, axilas o pubis, lo cierto es que la tendencia de la depilación definitiva cada día es más fuerte. ¿Por qué? Porque según la féminas es sinónimo de comodidad. “Te olvidás de depilarte”, dice una.

Pero, paralelamente, con la filosofía de la liberación femenina, también aumenta día a día el número de mujeres, que manifestándose en contra del patriarcado y de las imposiciones culturales y estéticas de este Sistema, deciden dejarse crecer el vello del cuerpo.

La liberación de la depilación

Fue María Gabrielli la feminista que se animó a contar su experiencia. “Yo soy feminista, pero no pertenezco a ninguna asociación. Mi caso tiene que ver con una construcción personal que busca movilizar diferentes perspectivas de la liberación femenina contraria a políticas partidarias”, aclaró para MDZ antes definir qué es para ella la depilación. “Que las mujeres nos depilemos tiene que ver con un símbolo de opresión que viene de un patriarcado, así como también de parámetros estéticos radicales y del capitalismo a través del consumo”.

"La liberación femenina también tiene que ver con respetar la naturalidad de nuestro cuerpo."

-¿Por qué lo relacionás al capitalismo?

-Porque a través de la construcción de estereotipos de belleza, estética o llámese como quiera, se marca un patrón de consumo o de status social al cual todas deberíamos querer acceder.

-¿Pero vos lo abordás por una cuestión de salud?

-Exacto. No depilarme tiene que ver con respetar la naturalidad de mi cuerpo, entendiendo que si en mi cuerpo crecen vellos, son para protegerme, sobre todo en las zonas genitales. No es casualidad que tengamos más pelos en el pubis, porque es nuestro órgano sexual. Tampoco es casualidad que tengamos vellos en los brazos, en las axilas o en las piernas, porque esos pelos son los encargados de regular la temperatura corporal. ¿Vos sabías el pelo sirve como una barrera física entre el aire frío externo y la piel?

-¿Cuándo fue que decidiste dejar de depilarte?

-Cuando me di cuenta que estaba dañando mi cuerpo, porque la pasaba mal, me dolía. Yo escucho a mi cuerpo y si hay dolor es una alerta de que algo anda mal.

-¿Tu familia te apoyó en esta decisión?

-Les costó. De hecho todavía tengo una tía que no puede creer que no me depile.

-¿Y el resto de las mujeres?

-Hay de todo. Muchas respetan mi decisión y otras la rechazan como si fuese sucia. Pero, una persona sucia es esa que no se baña y no es mi caso. Entre nosotras existe mucha competencia y en el fondo yo creo que a cualquier mujer le gustaría no depilarse, pero no se animan a la mirada del otro.

"Creo que el género femenino está tan enajenado con está ideología que rechaza algo tan natural del propio cuerpo como los olores, las protuberancias (como las mamas), entre otras cosas. Nada de eso debería ser desagradable".

-¿Y qué te pasa con los hombres?

-Algunos se sorprenden, a otros no les ha gustado y otros después de escuchar mis fundamentos me han apoyado. Como ellos también tienen pelos, entienden de lo que estoy hablando. 

-¿Cuántas chicas hay cómo vos dispuestas a “liberarse” de los cánones de belleza?

-Están empezando a replantearse este tema como otros, por ejemplo: no usar corpiño. A ninguna mujer nos gusta usar corpiño, “pero tenemos que tapar nuestras protuberancias”, porque ni siquiera estamos hablando de órganos sexuales.

depilación

La voz del feminismo

Por su parte, la vocera de Mulala Mendoza; Jennider Gil, la asociación feminista que tiene fijas 15 integrantes, la cual además construye el concepto en los barrios para lograr formar mujeres libres de elección, también se sumaron al debate.

Fue Jennifer Gil la que resaltó que “dentro de los objetivos está apoyar a las mujeres a que elijan lo que quieran sin cuestionarlas”.

“Claramente no depilarse viene de una resistencia a un estereotipo construido y justamente eso es lo que rompemos con la asociación. Buscamos ir modificando prácticas cotidianas de estructura machista”, aclaró Gil y concluyó:

“No depilarnos y dejar de usar corpiño tiene que ver con una reivindicación femenina. ¿Qué es lo primero que hace la mujer cuando llega a su casa? Se saca el corpiño, se libera, se pone cómoda y eso es lo que queremos hacer con todas las mujeres: ponerlas cómodas”.

Temas
  • feminismo