"Murió en el mejor año de su vida": quién era el joven asesinado a balazos en Godoy Cruz

Franco "Pupi" Pérez Moyano tenía 23 años cuando cayó víctima de una balacera entre dos bandas y recibió un impacto letal en el pecho "por error". En diálogo con MDZ, sus amigos más cercanos hablaron sobre la injusticia de su pérdida y lo describieron como el "ejemplo" que sus asesinos nunca llegaron a imitar.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Una muerte sin sentido. Así lo explican los amigos de Franco Javier Pérez Moyano, conocido como "Pupi", el jóven de 23 años que falleció a las 20.30 del domingo en el barrio La Perla de Godoy Cruz, luego de quedar atrapado en medio de una balacera entre dos bandas de delincuentes a tres cuadras de su casa.

"Eramos como familia", dice Fernado Colucci (24), uno de los integrantes de lo que era el grupo de amigos más intimos de Pupi. "El basaba todo en relación a su amistad", afirma.

noticia_4b78a521-01ef-11e9-a231-0ef48ab09a3e

Pupi estudiaba en el IEF de Godoy Cruz -el Instituto de Educación Física 9-016 "Dr. Jorge E. Coll"- y estaba pronto a recibirse como profesor. De familia humilde, tal como la describen sus allegados, "no tenía plata de más y sin embargo se dio el lujo de hacer todo, a pesar de las enormes dificultades que siempre tuvo", dice Martin Bustamante (23), otro de su grupo de amigos más cercanos.

Además de estudiar, Franco trabajaba en parte para costear los viajes que hacía con sus amigos y en parte para cubrir los gastos del hogar. "A la mañana iba a estudiar y a la tarde laburaba en un Rapipago en el centro de Godoy Cruz", cuenta Fernando.

whatsapp_image_2018-12-19_at_10_16_23.jpeg

Recuerdo del viaje de los cinco amigos a Río de Janeiro. De izq. a der.: Felipe Roldán, Rodrigo Giudice, Martín Bustamante, Fernando Colucci y Pupi. Recuerdo del viaje de los cinco amigos a Río de Janeiro. De izq. a der.: Felipe Roldán, Rodrigo Giudice, Martín Bustamante, Fernando Colucci y Pupi. MDZ

Para todos los que lo conocían, Pupi era un caso difícil de entender. Rodrigo "Roco" Giudice (23), también integrante del grupo íntimo de amigos, lo explica en base a sus acciones: "Era el que más problemas tenía y el que primero que dejaba sus intereses de lado para pensar en los otros. Cuando estábamos en Colombia, por ejemplo, llegando al final del viaje nos robaron a todos. El último día ya casi no teníamos plata y me acuerdo de que él prefirió reservar eso que le quedaba para comprar un regalo que le había prometido a su hermana en lugar de gastarlo en comida".

"Incluso este año", agrega Fernando, "estuvo a punto de perder un viaje que ya había pagado para ir a Europa por querer ayudarme a mí".

El mejor año de su vida

A Pupi lo asesinaron no solo en el momento menos pensado sino también en lo que el mismo llegó a describir ante sus amigos como "el mejor año" de su vida.

"El nos contaba que este año había sido el mejor de todos porque había viajado con nosotros, sus amigos, a Colombia, después pudo recorrer Europa y llegar a Rusia para ver el Mundial y como broche de oro le tocó ver a River ganar la Libertadores contra Boca", cuenta Roco.

whatsapp_image_2018-12-19_at_10_27_41.jpeg

Pupi en el Coliseo de Roma, durante su viaje por Europa antes de ver el Mundial en Rusia. Pupi en el Coliseo de Roma, durante su viaje por Europa antes de ver el Mundial en Rusia. MDZ

"Es más", agrega Martín, "justo había encarado proyectos nuevos, pensaba dejar el Rapipago ahora a fin de mes para dedicarse de pleno a la Educación Física y otros emprendimientos propios, como fabricar cerveza artesanal".

Precisamente, cuando a Pupi lo impactó en el pecho la bala que le quitó la vida, él se dirigía hacia lo de Roco para hablar sobre unos barriles de cerveza que había visto en venta.

Matar al ejemplo

Más allá de todo, lo que más impacta a los amigos de Pupi es la ironía de su muerte y es por ello que decidieron expresar públicamente quién era Franco Pérez Moyano.

"El realmente nunca tuvo un mango y sin embargo jamás salió a robar ni anduvo con armas como si andaban los que lo mataron", dice Fernando. "Para nosotros era un ejemplo tanto por su actitud, porque siempre le encontraba el lado bueno a todo, como en lo práctico, porque demostraba que no hacía falta tener mucho para disfrutar de cosas que a tantos les parecen imposibles".

whatsapp_image_2018-12-19_at_10_22_39_1.jpeg

Imagen tomada en la Isla de San Andrés (Colombia), luego de pasar 24 horas sin comer tras ser víctimas de un robo. Imagen tomada en la Isla de San Andrés (Colombia), luego de pasar 24 horas sin comer tras ser víctimas de un robo. MDZ

"Él ganaba $5.000 por mes -agrega Roco-. Su madre es peluquera a domicilio y su padre maneja una camioneta de la Municipalidad de Godoy Cruz. En ese contexto, el destinaba siempre la mitad de su sueldo para ayudar con el alquiler y los gastos de la casa, y la otra mitad la guardaba para viajar con nosotros y asi fue como con algo que para muchos es nada el pudo ir a Río de Janeiro, estar en Chile para la Copa América, recorrer casi toda Colombia y conocer París, Italia, Inglaterra y Rusia".

"No es por enfocarlo en lo material", acota Fernando, "porque personalmente el era muy querido por todos. Imaginá que al velorio nunca dejó de llegar gente siendo que nosotros tuvimos la oportunidad de avisar con no más de una hora de anticipación. Pero la forma en que con tan poco podía hacer tanto solo por proponérselo, es también lo que contrasta con la forma de ser de los que lo mataron, que quizá teniendo más que él, y por querer conseguir más, terminaron cobrándose su vida".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?