Misión Stoppel: fuimos a buscar el fantasma de la casona de Emilio Civit

Nos adentramos, cámara en mano, en los salones de la antigua Mansión Stoppel. Esperamos hasta la medianoche para detectar señales de actividad paranormal, aunque la tarea no salió como esperábamos.
Avatar del

Nacho de Villafañe

Misión Stoppel: fuimos a buscar el fantasma de la casona de Emilio Civit(Alf Ponce / MDZ)

Misión Stoppel: fuimos a buscar el fantasma de la casona de Emilio Civit | Alf Ponce / MDZ

 Estuvo cerrada durante más de 41 años y este 29 de marzo reabrió como museo. La histórica Mansión Stoppel ahora es un espacio colmado de obras de arte, visitantes y, por supuesto, leyendas.

Es que la casona de Emilio Civit al 348, construida en un principio, en 1912, como residencia del cónsul peruano Luis Stoppel y destinada luego, desde 1949 hasta 1977, al funcionamiento del Patronato de Menores, ahora se levanta no solo como el flamante Museo Carlos Alonso sino también como el hogar de espectros y fenómenos del más allá.

Son muchos los vecinos de la zona que afirman que la mansión habita un fantasma. Los guardias que cumplieron funciones allí también dicen haber encontrado marcas de manos en distintas partes de la casa, ruidos de puertas que se cierran repentinamente y risas de niños. Algunos, incluso, aseguran haber visto la figura de Luisito, un niño de origen incierto -hay quienes creen que era un interno del patronato, otros que se trataba del hijo de una de las criadas de Stoppel- que falleció, enfermo, en el lugar.

En MDZ decidimos poner a prueba los mitos y fuimos, fuera del horario de atención al público, a pasar la noche en las oscuras salas de la casona. Cámara en mano, recorrimos cada una de las habitaciones y, si bien pudimos asustarnos un poco, no nos llevamos la sorpresa que buscábamos.

Mirá el video en la parte superior y contanos si detectás la señal de algún espectro.