Mendoza celebró su "misa por la vida" en El Challao

Al igual que en Luján y que en distintos puntos del país, la iglesia de Lourdes se colmó de católicos que oraron por una ley que no ponga trabas al derecho a nacer.
1/3
Mendoza celebró su "misa por la vida" en El Challao(MDZ)

Mendoza celebró su "misa por la vida" en El Challao | MDZ

Mendoza celebró su "misa por la vida" en El Challao

Mendoza celebró su "misa por la vida" en El Challao

Mendoza celebró su "misa por la vida" en El Challao(MDZ)

Mendoza celebró su "misa por la vida" en El Challao | MDZ

Una multitud de católicos y cristianos que adhieren a la "ola celeste" participaron este domingo en la basílica de Luján (provincia de Buenos Aires) y en distintos puntos del país -entre ellos, la iglesia de Lourdes de El Challao- de la misa dominical, que en esta ocasión fue con el nombre de "misa por la vida". El mensaje principal que dieron los obispos y sacerdotes que lo celebraron  en sus respectivas jurisdicciones fue el pedido  por el respeto a toda vida humana, ante la amenaza de la legalización del aborto.

El 14 de junio último, en una maratónica jornada, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto por 129 votos contra 125. El texto ahora debe ser debatido por el Senado.

 En Mendoza, la celebración de la eucaristía se realizó en el templo católico más grande de la provincia, que es el santuario de Nuestra Señora de Lourdes, en El Challao, que suele colmarse cada vez que se realiza la procesión anual. Sin embargo, este domingo también lució lleno de familias, grupos de jóvenes, personas con amigos e inclusive turistas. Allí se hizo una oración por la unidad de los argentinos y para que no se ponga en riesgo el derecho a la vida en el país.

En tanto que en la basílica de Luján, bajo la consigna "a tus pies renovamos la esperanza - Vale Toda Vida", el presidente del Episcopado, Oscar Ojea, instó a "encontrar soluciones nuevas y creativas para que ninguna mujer busque recurrir a un desenlace que no es solución para nadie".  

Una "ola celeste" se formó alrededor de la basílica, donde muchos jóvenes portaron los pañuelos de ese color con la frase "Salvemos las dos vidas", el lema con el que muchos defienden el derecho a vivir de los niños por hacer y sus madres.

"Sería la primera vez que se dictaría en la Argentina y en tiempos de democracia, una ley que legitime la eliminación de un ser humano por otro ser humano", lamentó Ojea.