Megaoperativo anti alcohol en la Costa Atlántica

El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires realizó 12.000 controles en boliches y en la playa, durante enero.
Avatar del

NA

1/2
Megaoperativo anti alcohol en la Costa Atlántica

Megaoperativo anti alcohol en la Costa Atlántica

Megaoperativo anti alcohol en la Costa Atlántica

Megaoperativo anti alcohol en la Costa Atlántica

El ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires realizó más de 12.000 controles de alcoholemia en conductores y boliches durante el mes de enero en la Costa Atlántica.

"Desde que se inició la temporada de verano llevamos realizados más de 12.000 controles de alcoholemia en distritos turísticos de la provincia, de los cuales 206 fueron punitivos, es decir que debieron dejar de conducir porque estaban en riesgo", detalló el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia.

Además, el Registro y Control de la Comercialización de Bebidas Alcohólicas(Reba) inspeccionó 1.719 boliches, comercios, bares y restaurantes, de los cuales 344 sufrieron infracciones y de ellos debieron secuestrarse 13.703 botellas de bebidas alcohólicas.

En las últimas horas, tanto el ministerio, conjuntamente con la policía provincial y el Reba realizó un megaoperativo en la localidad de Pinamar, donde se hicieron 188 pruebas de alcoholemia, por lo cual 17 personas tuvieron que dejar de conducir.

También tomaron parte, personal de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas, la Dirección de Tránsito de la Municipalidad de Pinamar y la SEDRONAR.

"En los boliches controlamos especialmente que no hubiera menores consumiendo bebidas alcohólicas y que las barras cumplan con el horario de cierre, que de acuerdo a la ley de nocturnidad provincial deben dejar de vender alcohol a las 4,30", detalló Juan Lauro, director provincial del Reba.

Lo que se trata de evitar con estas medidas y operativos son los accidentes cerebrovasculares (ACV), hemorragias digestivas, desvanecimientos, estados de coma son sólo algunos de los riesgos que los adolescentes se evitan si aprenden a divertirse sin alcohol y otras sustancias psicoactivas.

El ministro Collia pidió a los padres "colaboración y diálogo, para que la familia sea el primer espacio en el que se cuide de los adolescentes y se hable de los riesgos que entrañan los excesos y las adicciones".