Madre de niño asesinado negó haberlo abandonado

Ayelén Brites negó haber estado al tanto de los abusos que sufría el pequeño por parte de su pareja, que terminó matándolo.
Avatar del

MDZ Policiales

1/2
Madre de niño asesinado negó haberlo abandonado

Madre de niño asesinado negó haberlo abandonado

Madre de niño asesinado negó haberlo abandonado

Madre de niño asesinado negó haberlo abandonado

 La madre del niño de 5 años violado y asesinado a golpes la semana pasada en Grand Bourg, crimen por el que también está preso su padrastro, un ex futbolista del club Defensores de Belgrano, negó haber abandonado a la víctima y acusó a su pareja por el homicidio, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Evelyn Ayelén Brites (20), quien prestó declaración indagatoria esta mañana frente al fiscal Mario Marini, de la Unidad de Delitos Sexuales de San Martín, luego de ser detenida el jueves último en la mencionada localidad del partido de Malvinas Argentinas por el "abandono de persona seguido de muerte" de su hijo, Santino Tahiel Brites (5).

En un principio, los investigadores aseveraban que la madre del niño no tenía relación con el hecho, aunque continuaron con las diligencias investigativas para intentar determinar si conocía que existía algún tipo de maltrato de parte de Aguirre para con su hijo y no lo denunciaba.

En ese sentido, durante su declaración la joven aseguró que desconocía que las lesiones que presentaba el niño eran intencionales porque creía en las explicaciones que le daba su actual pareja y padrastro del menor, Gonzalo César "Chino" Aguirre (22), quien le decía que el chico se había caído en la bañera o jugando.

Según agregaron los voceros, Brites responsabilizó al futbolista por lo ocurrido y explicó que él era quien pasaba más tiempo a solas con Santino, ya que ella no podía quedarse en su casa porque trabajaba como coordinadora en una remisería de Grand Bourg.

En tanto, el fiscal Marini solicitó que a la mujer se le realicen pericias psicológicas y psiquiátricas para ampliar la investigación, y quedó la espera de la resolución del juez de la causa para definir si se le aplica prisión preventiva, para lo que se dispuso un plazo de treinta días.

La causa penal se inició el martes 8 de mayo, cuando Aguirre llegó al hospital local con el niño en brazos.

El futbolista le dijo a los médicos que su hijastro se había caído en la bañera cuando se encontraba con él y, si bien fue llevado de inmediato a la sala de terapia intensiva, cuando lo revisaron ya estaba muerto.

Los pesquisas determinaron que Aguirre mantenía una relación desde hacía alrededor de nueve meses con Brites, quien tenía a su hijo Santino fruto de una pareja anterior, y que habitualmente él lo cuidaba en la casa que compartían, situada en la calle República Argentina 1748.

Si bien en principio nadie sospechaba de lo ocurrido, el fiscal Fabricio Iovine, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 22 de Malvinas Argentinas, ordenó la realización de la autopsia, en la que lo que los médicos de la Policía Científica de la morgue del Hospital Carrillo determinaron que el nene había sido víctima de una brutal golpiza.

El chico presentaba "lesiones gravísimas en todo el cuerpo" y hasta laceraciones en el mesenterio, un tejido que está en contacto con el intestino y lo une a la pared abdominal, lo cual significa que "los golpes fueron muy profundos y derivaron en un shock".

Además, el niño presentaba signos de abuso sexual, pero al igual que los golpes, algunos eran recientes y otros de vieja data.

El ex jugador de Defensores de Belgrano fue aprehendido al día siguiente mientras caminaba por la ruta 197 y Mozart, en Grand Bourg, por personal de la comisaría 1ra. de Malvinas Argentinas.

Aguirre había participado hasta momentos antes de su detención del velatorio de la víctima pero, abrumado por la cantidad de evidencias en su contra, confesó ante la Policía lo que había hecho, aunque esa declaración no tiene validez legal.

De hecho, cuando fue indagado por el fiscal Marini, el ex jugador de Defensores de Belgrano se negó a declarar por consejo de una defensora oficial y quedó preso por "abuso sexual con acceso carnal" y "homicidio criminis causae", delito que tiene una pena de prisión perpetua.

Télam