Los chicos de la Casita armaron el mejor arbolito navideño

Desde la casita de Ronald Mc Donald, ubicada junto al hospital Notti, invitaron a periodistas y referentes de la provincia a una actividad muy especial. En la nota, las fotos y los detalles de un momento de amor.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Cada 8 de diciembre es tradición armar el arbolito navideño. El staff de la Casita de Ronald McDonald Mendoza tuvo, para esta jornada una excelente idea. La consigna fue, en realidad, muy simple: convocar a todos los niños residentes y a sus papás, compartir un almuerzo pero sobre todo un bello momento para armar, junto a periodistas, voluntarios y amigos de la institución, el pinito de Navidad y cargarlo de buenos deseos.

Un "hogar lejos del hogar" lleno de amor

El 6 de marzo de 2003, La Casa de Ronald McDonald abrió sus puertas en Mendoza en la localidad de Guaymallén con la misión de albergar y contener a las familias con hijos en tratamiento médico en el Hospital Pediátrico Dr. Humberto Notti.

La Casa de Mendoza, es la primera Casa inaugurada en el país, y la segunda en Sudamérica. Cuenta con 11 habitaciones para recibir a niños derivados desde el Hospital Dr. Humberto Notti, que deben realizar tratamientos oncológicos, trasplantes o enfermedades de alta complejidad y que residen muy lejos de este centro.

Un hermoso momento

"Este año nos ha pasado algo especial: hace muchos meses tenemos casi las mismas familias, ya que por razones de enfermedad esto no ha permitido la rotación y los papás han debido quedarse", nos dice Graciela Rainieri, directora de la Casa de Mendoza.

"Esta situación es dura, 'pincha' y baja las energías. Las ganas de que todo pase, las ganas de volver a casa son fuertes y el cansancio conspira... por eso se nos ocurrió que armar el pinito todos juntos, con amigos de la Casa, y colmarlo de deseos de unidad, de amistad, de salud, de bienestar sería un momento mágico que construiríamos entre todos", sigue Graciela.

"Además estamos muy contentos por los amigos que siempre dicen que sí y se acercan a compartir y llenar de alegría el lugar. Entre los de afuera, los de adentro, y los de todos los días, sabíamos que armaríamos un arbolito hermoso y lleno de buena energía para que esta Navidad llegue con buenas noticias", cierra Rainieri.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?