Los "barrehojas" que, en un minuto, te explican el trabajo de seis horas

"Yo faldeo", explica Daniel, que sostiene una hoja de palmera seca detrás de su espalda. Cómo se mantienen limpias las veredas en pleno otoño.
Avatar del

Nacho de Villafañe

Los

Los "barrehojas" que, en un minuto, te explican el trabajo de seis horas

Otoño es una estación emblemática en Mendoza. Las postales se tiñen de montañas nevadas, arboledas amarillas y, por supuesto, extensas alfombras de hojas secas sobre las veredas.

A contramano de las apariencias, acciones simples como mantener las calles céntricas limpias puede conllevar grandes esfuerzos. Quitar todas las hojas de Arístides, por ejemplo, demanda al menos seis horas de trabajo para un equipo de tres personas.

"Otoño es muy lindo en Mendoza, pero malo para nosotros", afirma Daniel, barrendero, que junto a Carlos se divide el trabajo de juntar y barrer las hojas mientras otra compañera las coloca en el tacho de basura. 

Cada uno de los tres utiliza una herramienta diferente. "Yo faldeo", explica Daniel, que sostiene una hoja de palmera seca detrás de su espalda. "Faldear" es el acto de llevar las hojas de la calle y la vereda hasta la "orilla", donde comienzan las casas. 

Carlos es el responsable de barrer esas hojas y apilarlas en montículos. El resto del trabajo es recogerlas y guardarlas en bolsas para que el camión municipal las retire después.

En el video superior, estos "estilistas" de la vía pública nos demuestran cómo toda tarea, por muy sencilla que se vea, demanda su dosis de conocimiento técnico.