Sociedad Molestia en el Ejecutivo

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales

En coincidencia con el receso escolar, empleados administrativos y funcionarios de la administración pública entran en receso. Se basan en leyes discutibles.
Avatar del

Jimena Catalá

1/6
Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales(Alf Ponce / MDZ)

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales | Alf Ponce / MDZ

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales(Gentileza)

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales | Gentileza

Recinto desértico. Imagen ilustrativa y de referencia(Alf Ponce / MDZ)

Recinto desértico. Imagen ilustrativa y de referencia | Alf Ponce / MDZ

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales(Gentileza)

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales | Gentileza

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales(Código Procesal Civil)

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales | Código Procesal Civil

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales(Artículo Feria Judicial Constitución Provincial)

Los argumentos de las vacaciones en la Legislatura y Tribunales | Artículo Feria Judicial Constitución Provincial

Plegándose al receso escolar resuelto por la Dirección General de Escuelas provincial y desde hace muchos años, dos poderes clave del Estado mendocino, el Legislativo y el Judicial, prácticamente se "congelan" durante dos semanas consecutivas en el mes más frío del año, julio. De ese modo, empleados administrativos y funcionarios de ambos fueros terminan teniendo cerca de 45 días de vacaciones en el año.  

Receso escolar invernal 2018. 

Mientras que en el caso de las escuelas, el fundamento primordial de dar vacaciones en invierno está vinculado con proteger a niños, niñas y adolescentes de contraer enfermedades importantes al asistir a clases en una época de temperaturas bajo cero; en el ámbito de los poderes Judicial y Legislativo hay dos argumentos que se repiten:

-Por un lado: "La actividad cae en enero y julio y es en vano obligar a que se trabaje en estos meses del año"; 

-Y el segundo fundamento con eco: "La idea es que se paralice la actividad de manera uniforme en todas las áreas y no que se produzca un descalabro con licencias aisladas". 

Así es que, la actividad parlamentaria (administrativa como de sesión) se paralizará desde el 6 de julio próximo, fecha en la que se celebra el Día del Empleado Legislativo, hasta el 22 de julio inclusive. Es decir que, administrativos, diputados y senadores provinciales tendrán más de 15 días corridos de licencia, lapso que, sumado al receso de enero, les da un total de unos 45 día de vacaciones en el año. Ello se aplica a todos por igual independientemente de la antigüedad que posean. 

Gustavo Ramón, secretario general de la Asociación del Personal y Empleados Legislativos (Apel), defendió el esquema de vacaciones del Parlamento mendocino y explicó que el mismo fue acordado en paritarias hace unos cinco años, en la gestión provincial de Francisco Pérez y Carlos Ciurca. 

"Antes de llegar a este acuerdo, que vino a ordenar el panorama de licencias, teníamos muchos problemas. Había cierto caos porque siempre tenías huecos que cubrir. De esta manera, logramos dar vacaciones en los períodos en los que baja la actividad". No obstante, aclaró que la recesión no es total sino que ciertas oficinas administrativas se ocupan de tener al menos una persona de turno. "Hay oficinas cuya actividad es imprescindible. Caso de las oficinas de personal de ambas cámaras, liquidaciones, mesa de entrada, entre otros sectores", aseguró Ramón. 

Sin embargo, son muchos los empleados que cuestionan esta resolución. "No se puede cerrar la Legislatura 45 días al año, por más que funcionen guardias. Vos imagínate si pasa algo muy urgente y el 90% de los empleados está de vacaciones, es un horror. Segundo, es injusto para los que tienen antigüedad. Y tercero porque te obligan a tomarte vacaciones en julio y enero", coincidió un grupo de administrativos consultados por MDZ.

"Es una locura que la Legislatura se cierre 45 días en el año", apuntaron algunos empleados legislativos consultados. 

La feria judicial de enero queda establecida por la Constitución de Mendoza.

En el caso del Palacio Judicial el descanso invernal será del 10 al 22 de julio inclusive; período que también sumado a la feria de enero da 45 días de vacaciones en lo que va de 2018. A propósito, el titular del gremio de los judiciales, Carlos Ordóñez, se mostró a favor del esquema vigente de recesos y tildó de "demagógicos" a quienes lo cuestionan

"La feria es antiquísima y está relacionada con ordenar el Poder Judicial de tal manera que puedan confluir todos los actores sociales que integran la Justicia en sus áreas de trabajo y en sus tareas porque, imaginá, si cada uno se tomara la licencia cuando quisiera sería caótico ciertamente". Incluso sostuvo que, si fuera por la antigüedad, a una importante cantidad de personal le correspondería más que los 45 días anuales de descanso. En otro orden, aseguró que el receso no es del 100 por ciento sino que "en ningún momento el Poder Judicial queda inhabilitado. No hay un ciudadano que se quede sin servicio de Justicia"; y en la misma oración cuestionó a los detractores de este tipo de licencias: "Evidentemente entiendo que hay una cuestión demagógica de parte de quienes piden eliminar la feria". 

Sobre los feriados de enero y julio en el Palacio Judicial, según el Código Procesal Civil de Mendoza. 

Así como en el caso de la Legislatura, el receso responde a un acuerdo paritario ratificado por la Legislatura; en Tribunales los descansos de julio y enero están regulados por el Código Procesal Civil y la Constitución Provincial. Todas leyes, discutibles y modificables. 

Críticas desde el Ejecutivo

Receso en el Ejecutivo.

El hecho de que estos trabajadores clave de la administración pública sumen más de 40 días de vacaciones en el año no cae para nada simpático al Poder Ejecutivo, en donde la licencia anual ordinaria está regulada por la Ley 5.811, mediante la cual se toma en cuenta la antigüedad del personal y en un promedio importante no se supera los 35 días corridos. 

En efecto, en al artículo 37 de la norma mencionada se dispone: 

1) Cuando su antigüedad fuera mayor de seis (6) meses y no exceda de cinco (5) años: catorce (14) días corridos;

2) Cuando su antigüedad supere los cinco (5) años y no exceda los diez (10) años: veintiún (21) días corridos;

3) Cuando su antigüedad supere los diez (10) años y no exceda de veinte (20) años: veintiocho (28) días corridos;

4) Cuando la antigüedad fuera mayor de veinte (20) años: treinta y cinco (35) días corridos.

La antigüedad se computará al 31 de diciembre del año al que correspondiera la licencia. En el caso de los empleados jornalizados se computará el valor del día vigente a la misma fecha. (Texto según Ley 6109, art.62.) .

"Me parece que el tema de las ferias y recesos en estos poderes es un debate que hay que dar a los efectos de prestar mejores servicios", opinó Marcelo D'Agostino, el subsecretario de Justicia del gobierno de Alfredo Cornejo.

Y concluyó: "Además, no hay que perder de vista que en más de un caso, fuera de estas ferias, también se toman licencias compensatorias en otros momentos del año", observó D'Agostino que, punto seguido, aprovechó para insistir con la reforma de la Corte cuya sanción definitiva ha quedado trunca en la Legislatura: "La idea de reformar integralmente la cúpula del Poder Judicial tiene que ver con este tema también. Con que se publiquen las licencias, los ascensos, las acordadas. Con que se transparente el sistema y se preste un mejor servicio de Justicia".