Sociedad Todos somos donantes

Las claves de la "ley Justina" y cuál será su impacto en Mendoza

En diálogo con MDZ, la directora del Incaimen, Gabriela Hidalgo, explicó los alcances prácticos y beneficios que traerá la nueva ley. Son 500 los mendocinos en lista de espera para ser trasplantados y sólo 72.000 los identificados como donantes.
Avatar del

Kevin Maroto

1/2
Las claves de la

Las claves de la "ley Justina" y cuál será su impacto en Mendoza

Las claves de la

Las claves de la "ley Justina" y cuál será su impacto en Mendoza

La Cámara de Diputados sancionó ayer por unanimidad la "ley Justina", que marca un antes y un después en la donación de órganos en el país. A partir de esta ley, todas las personas son consideradas donantes de órganos, salvo que manifiesten su voluntad contraria a través de alguno de los canales válidos para hacerlo.

El proyecto también había sido aprobado por unanimidad en el Senado el pasado 30 de mayo. La ley adoptó el nombre de Justina Lo Cane, la nena de 12 años que falleció el 22 de noviembre del año pasado por no recibir un trasplante de corazón a tiempo.

En diálogo con MDZ, la directora del Incaimen (Instituto Coordinador de Ablación e Implante de Mendoza), Gabriela Hidalgo, explicó los alcances de la ley y el impacto que tendrá en nuestra provincia. 

"Esperemos que el impacto sea positivo y sirva para que la gente tome conciencia sobre la importancia de pronunciarse a favor de la donación de órganos", señaló Hidalgo, y agregó: "A partir de ahora no se le va a preguntar más a la familia, sólo se les va a informar. El que no se pronuncie en contra, será donante".

Si bien hay que esperar la reglamentación de la nueva ley por parte del Poder Ejecutivo, se da por hecho que incorporará esta presunción. "El problema de la ley anterior es que, si el fallecido no se había pronunciado, los médicos tenían que hablar con su familia y ahí se armaba lío. La ley pedía que la familia diera testimonio de lo que quería el fallecido, pero en realidad no especificaba si tenían que dar su consentimiento o su testimonio. Había familias que no querían ellos e imponían su voluntad porque no había posibilidad de preguntarle al fallecido", explicó la titular del Incaimen.

En este sentido, Hidalgo señaló que son alrededor de 500 los mendocinos que se encuentran en lista de espera para ser trasplantados. "De esos 500, 260 aguardan órganos y el resto tejidos", especificó. En cuanto a la cantidad de mendocinos que son donantes, hasta diciembre de 2017 eran sólo 72.000, de acuerdo a los registros con los que cuenta el Incaimen.

Por último, Hidalgo se refirió a los canales válidos para pronunciarse a favor o en contra de la donación de órganos. "El pronunciamiento en el carnet de conducir no tiene validez legal. Tenemos registro de los que se pronunciaron en la web del Incucai; en la renovación del DNI; por Correo Argentino con un telegrama; y de los que hicieron el acta de donación en el Hospital Central. Para oponerse se deben utilizar los mismo canales legales", indicó la directora del Incaimen.

"Esta ley apareció por un papá desesperado al que se le murió su hija en lista de espera para ser trasplantada. Creemos que va a ser beneficiosa y va a servir para concientizar a la sociedad. Hay personas que necesitan un órgano y no tienen tiempo para pensar, ni esperar", concluyó Hidalgo.