La meritocracia docente, en cuatro cuotas

El "plan estímulo" que anunció el gobernador en la Asamblea Legislativa apunta no sólo a la capacitación del docente sino también a que reciba un reconocimiento económico quien esté dispuesto a aggiornarse.
Avatar del

Rubén Valle

1/4
La meritocracia docente, en cuatro cuotas

La meritocracia docente, en cuatro cuotas

La meritocracia docente, en cuatro cuotas

La meritocracia docente, en cuatro cuotas

La meritocracia docente, en cuatro cuotas(Twitter)

La meritocracia docente, en cuatro cuotas | Twitter

La meritocracia docente, en cuatro cuotas(Twitter)

La meritocracia docente, en cuatro cuotas | Twitter

La palabra docentes fue pronunciada en 13 ocasiones por Alfredo Cornejo en el discurso que dio en la Asamblea Legislativa. Se escuchó más veces que Justicia (10), Seguridad (10) o Salud (12). Aunque para algunos ese dato resulte anecdótico, el domingo, en La Paz, el gobernador había comentado "debemos revalorizar en serio la educación, no sólo en los discursos". En este caso, y tratándose de su mensaje del 1º de mayo, el tema educativo era una pieza importante de su balance de gestión, pero también de lo que entiende por revalorizar la profesión docente. Punto este que, en on o en off, sigue dividiendo las aguas.

La referencia a la fallida paritaria con el SUTE fue la manera de desplazar lo salarial a la histórica pulseada con ese gremio, para dar paso al rescate de lo que está haciendo el gobierno escolar para ponerse al día con el ítem zona y destacar la fuerte inversión en infraestructura escolar.

No podía estar ausente el elogio, una vez más, al ítem aula, al que le adjudicó haber sincerado una situación caótica de ausentismo de docentes y alumnos y desde su aplicación haber corregido un desfasaje que hoy se traduce en más horas en las aulas y, por ende, un mejor rendimiento.

"Un nuevo Estado (giro que remarcó en varios pasajes de su discurso) tiene que valorar el mérito docente de quien se esfuerza por capacitarse para enseñar y así lo vamos a hacer". Con estas palabras, Cornejo fundamentó el anuncio de un régimen de becas que permitirá a los docentes de todos los niveles cobrar $10.500 por estudiar y perfeccionarse.

Este plan estímulo, a plasmarse en la segunda mitad del año, consistirá en tres pagos de $3.000 cada uno y uno final de $1.500. Este último quedará supeditado a la aprobación de una evaluación final.

El gobernador hizo hincapié en la capacitación como base fundamental para mejorar la calidad educativa. Por esa razón actualmente la provincia está revisando el sistema de formación docente en los institutos superiores, ámbito donde recientemente hubo una llamativa deserción en un examen que pretendía ser un diagnóstico del nivel actual. Entre el boicot del SUTE y los alumnos que quieren imponer sus propias reglas, flaco favor le hicieron al objetivo de mejorar la formación de los futuros docentes de Mendoza.

Para la capacitación anunciada se tomarán como eje las materias básicas que miden todos los operativos nacionales e internacionales: Lengua, Matemáticas, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales. Además de ser los núcleos básicos del aprendizaje de los chicos, son aquellos donde presentan las mayores falencias.

Jaime Correas, titular de la DGE, dejó una frase en línea con lo que viene planteando desde el comienzo de su gestión en cuanto a la meritocracia de maestros y profesores: "Tenemos que ir a un sistema por el cual el mejor docente tenga un aliciente económico. Queremos implementar una política de Estado sobre la capacitación. Será capacitación estatal gratuita y no obligatoria". 

En cambio para el líder del SUTE, Sebastián Henríquez, lo anunciado por el gobernador "es una lógica que pulveriza el salario y que obliga que te sacrifiques el doble como docente para poder obtener un poco más. Esa es lógica general de este gobierno". No obstante, al plan oficial que rechazó no le contrapuso propuesta alguna en lo académico. 

¿Cuándo, en qué tiempo?

Son 14.215 los docentes que podrán recibir este bonus track por capacitarse, contabilizando aquellos que son titulares y los suplentes con varias horas de clases. 

Para quienes escucharon el anuncio y dijeron en voz alta "¿en qué tiempo lo vamos a hacer?", está previsto que el cursado sea presencial y semi presencial, con una carga horaria de 60 horas. Esto significa que una parte podrá cursarse online, a través de las plataformas habilitadas por las instituciones formadoras. La inscripción se realizará a través de la página web de la DGE, en un link específico para este plan.

Para el gobierno, la capacitación en camino no debe circunscribirse sólo a la puesta al día en lo tecnológico. Esas herramientas no alcanzan por sí solas si los docentes no incorporan otros conocimientos y otras metodologías que actualicen su función formadora frente al aula.

Independientemente de si los docentes se anotarán más para completar su magro sueldo que por la convicción personal de que es necesaria la capacitación, lo cierto es que para avanzar hacia esa educación del siglo XXI -que no es precisamente lo que tenemos actualmente- se impone un urgente aggiornamiento de docentes y directivos. También es cierto que un plan más ambicioso no debería prescindir de un mejor reconocimiento en lo salarial y de una representación gremial que no se limite únicamente a la puja en paritarias.