La manosearon, buscó refugio en el subte y se masturbaron frente a ella

Una joven de 26 años vivió una verdadera pesadilla cuando volvía a su casa en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Sufrió dos abusos en pocos minutos y decidió escrachar a uno de los abusadores.
Avatar del

MDZ Policiales

1/2
La manosearon, buscó refugio en el subte y se masturbaron frente a ella

La manosearon, buscó refugio en el subte y se masturbaron frente a ella

La manosearon, buscó refugio en el subte y se masturbaron frente a ella

La manosearon, buscó refugio en el subte y se masturbaron frente a ella

El lunes a la noche una joven de 26 años fue abusada dos veces en el trayecto de regreso a su casa. Débora Garay se había encontrado para cenar con una amiga en la zona porteña de Barrio Norte y, cuando iba a tomarse el colectivo para volver a su casa, un hombre la interceptó en la calle y comenzó a manosearla. 

Su pesadilla, sin embargo, no terminó ahí. Asustada y llorando buscó refugio en el subte y otro hombre comenzó a masturbarse frente a ella, por lo cual decidió filmarlo y escracharlo en redes sociales.

Todo comenzó en French y Austria, a metros de la avenida Santa Fe. Eran cerca de las 23 cuando Débora caminaba hacia la parada de colectivo y una moto se subió a la vereda y le interrumpió el paso. Ella pensó que el hombre quería robarle, pero la arrinconó contra la pared y empezó a manosearla.

"Me tocó y se fue. Comencé a llorar, tenía mucha impotencia. Me quedé parada en la esquina sin saber qué hacer. Saqué el celular de la cartera y le escribí a mi hermana lo sucedido por WhatsApp", contó la estudiante de Medicina.

En ese estado y con miedo de que el agresor volviera, entró en la estación Agüero del subte de la línea D. "Quería llegar más rápido a mi casa", explicó. Pero su pesadilla no había terminado. Débora notó que otro hombre la miraba fijamente desde el andén de enfrente y antes de que pudiera reaccionar comenzó a masturbarse. "Con la cámara del chat comencé a sacarle fotos y filmarlo para que se fuera. A él parecía gustarle porque se tocaba más", sostuvo. 

"Me sentí ultrajada", manifestó la víctima y resaltó: "Fueron dos situaciones horribles, una detrás de la otra". La mujer decidió compartir las imágenes y el relato de lo que había pasado una semana después en sus redes sociales y la publicación se volvió viral. "No quería hacerlo porque pensé que no iba a servir, pero no imaginé que iba a tener tanta repercusión. Me reconforta saber que ayuda a que otras mujeres estén atentas", concluyó.