La justicia la citó después de que la mataron

Se trata de un caso considerado como uno de los crímenes más resonantes de la historia de San Juan.

Una joven que había denunciado a su marido por violencia de género en la capital sanjuanina fue citada por la Justicia un año y siete meses después de que la asesinaran de 140 puñaladas, en un hecho por el que ya está detenido el denunciado.

Se trata del caso de Cristina Olivares (25), uno de los crímenes más resonantes de la historia de San Juan, ocurrido el 7 de julio de 2012.

Según la Justicia, su marido, Miguel Angel Palma (28); la amante de éste, Rosa Videla (28) y la amiga de ellos, Noelia Corvalán (20), redujeron a Olivares a punta de cuchillo y la llevaron hasta una calle rural donde la mataron y abandonaron.

A dos años de haber denunciado a su pareja por violencia de género, la justicia la citó el sábado para que se presentara hoy, lo que desató la indignación de su familia.

El padre de la víctima, Federico Olivares, contó que el policía que fue a su casa a llevar la citación "es de la misma Comisaría que investigó el crimen”, por el que están presos Palma, Videla y Corvalán.

“Yo no me explico cómo pude ser esto”, dijo el hombre, al aclarar que en la Defensoría le "dijeron que no sabían que ella había muerto asesinada”, lo que consideró “una burla”.

En la sede judicial, la secretaria de la Defensoría de Pobres y Ausentes, Natacha García, dijo que “se trató de un error" cometido por ella.

"Estuve más de un año fuera de la provincia y no tenía conocimiento de la muerte de Cristina”, dijo para intentar disculparse.

La funcionaria, que depende del defensor oficial Mario Vega, precisó: "Citamos a la familia para informarle sobre el cumplimiento de la medida pedida, porque ella había solicitado protección y nosotros notificamos que el trámite se cumplió”.

Finalmente pidió públicamente “disculpas a la familia por el mal momento que pasaron”.