Sociedad A tres meses de la desaparición del ARA San Juan

La emotiva carta de la esposa de un submarinista mendocino

Marcela Moyano, esposa del submarinista Hernán Rodríguez, lo recordó en el día en que cumpliría 44 años: "Le pido al mar que te devuelva".
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
La emotiva carta de la esposa de un submarinista mendocino

La emotiva carta de la esposa de un submarinista mendocino

La emotiva carta de la esposa de un submarinista mendocino

La emotiva carta de la esposa de un submarinista mendocino

La desaparición del submarino ARA San Juan cambió para siempre la vida de Marcela Moyano, esposa del suboficial alvearense Hernán Rodríguez. Y ayer, 22 de febrero, fue todavía más difícil para la mujer, ya que fue el cumpleaños de su esposo, que viajaba en el buque que desapareció el 15 de noviembre y del que no se supo más nada.

Marcela, como en otras oportunidades, utilizó su cuenta de Facebook para enviarle un mensaje.

"Hola amor: hoy estás cumpliendo tus 44 años, mientras te escribo para desearte un feliz año de vida, miro el mar y le pido que te devuelva. Me invade la tristeza, es tu cumple, amor, un día raro para mí porque te siento tan cerca pero a su vez lejos para darte un beso, hacerte una caricia y mirarte a los ojos para decirte Te Amo", escribió Marcela.

Y añadió: "Hernán, sos un gran esposo, padre, hijo, hermano, primo, amigo, compañero y submarinista, con todos los valores que tiene una persona como vos. Todos los que te amamos te esperamos pronto para llenarte de mimos y abrazos. En mi mente sólo pasa un deseo y que lo transmito a Dios minuto a minuto para que lo sepa y me lo conceda: que encuentren los 44 tripulantes del ARA San Juan. Son muchos los proyectos que tenemos pendientes y que vamos a cumplir, te acordás cuando nos imaginábamos viejitos.
Amor, acá te espero, con mi fe intacta. Ya quiero que toda esta pesadilla termine y que juntos apretemos el botón play a nuestras vidas. Te amo con toda mi alma".

Desde su último contacto con la Base Naval de Mar de Plata, pasaron más de tres meses. Desde entonces, no hubo más registros del submarino, a pesar de la intensa búsqueda que se desplegó y que contó con el apoyo de Rusia, Estados Unidos y otras potencias mundiales y países de la región.