La educación del futuro llegó a Mendoza de la mano de Egg

Egg es una institución que busca mejorar la sociedad creando condiciones de trabajo que promueven la cooperación humana con reglas que promueven la integración entre los actores involucrados.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Ignacio Gomez Portillo, referente de Egg.

Ignacio Gomez Portillo, referente de Egg.

La educación del futuro llegó a Mendoza de la mano de Egg

La educación del futuro llegó a Mendoza de la mano de Egg

Mendoza es protagonista de una verdadera revolución educativa. Ignacio Gomez Portillo, creador y director de Egg, nos cuenta sobre este nuevo paradigma que rompe con los moldes tradicionales para mejorar el sistema educativo.

Egg es una institución que busca mejorar la sociedad creando condiciones de trabajo que promueven la cooperación humana. La visión, explica Gomez Portillo, "la define un concepto muy simple pero poderoso: la cooperación es parte esencial de la vida, de manera que a medida que aumenta, mejora la calidad de vida del conjunto y de cada integrante. En concreto, desde Egg se trabaja para crear reglas que dan lugar al surgimiento y evolución de la integración entre los actores involucrados. Estas reglas se desarrollan mediante la aplicación del conocimiento científico sobre la cooperación humana y los sistemas complejos".

En los últimos tres años han enfocado todas sus energías en la educación, considerando a la misma como la base sobre la que se construye la sociedad del futuro. En este camino se han desarrollado una metodología de enseñanza centrada en el aprendizaje entre pares que ha mostrado ser al hasta cinco veces más eficiente que la educación tradicional. En otras palabras, con este sistema cerca del 100 por ciento de los alumnos alcanza el nivel académico del 20 por ciento, con mejores resultados del sistema tradicional. Además, desarrolla la autonomía, la creatividad y las habilidades sociales, características cada vez más necesarias en el mundo laboral.

¿Cómo identificaron la oportunidad de negocio?

Más que identificar una oportunidad de negocio, identificamos un problema social que requiere solución urgente. En la actualidad existe una crisis educativa global, donde los sistemas tradicionales están quedando rápidamente obsoletos. En Argentina, la mitad de los jóvenes no termina el secundario, de quienes lo terminan, la mitad tiene dificultades significativas para comprender textos y aproximadamente el 80 por ciento de quienes acceden a la universidad pública no se reciben. Más allá de estos datos fríos, se observa una gran cantidad de alumnos que no disfrutan de su proceso de aprendizaje. Esto se hace muy evidente en el secundario, donde muchos alumnos prefieren la hora libre que la de clase, hasta pueden alegrarse de que un profesor se enferme con tal de no tener clases. Las personas no suelen encontrar sentido en estudiar, terminan el secundario con muy poca motivación, muchas veces sin comprender textos, sin haber desarrollado autonomía, capacidades sociales y creativas. Ante este panorama, nos propusimos crear un sistema educativo superador, simple, más económico que el tradicional y adaptable a la infraestructura existente con el fin de que pueda ser aplicado rápidamente en todo el mundo.

¿En qué ámbitos se está aplicando la metodología de Egg?

Actualmente la metodología está siendo aplicada en cursos preuniversitarios, estudiantes universitarios y hemos comenzado a abrirnos camino en el ámbito secundario. Paralelamente a esto, estamos expandiendo nuestra oferta de cursos a la formación de profesionales para la Industria Digital, donde existen decenas de miles de puestos de trabajo sin ocupar, solo en Argentina. A esta área la hemos llamado Egg Tech. En agosto comenzaremos a capacitar en Programación Web y Marketing Digital.

En estos cursos, además de aplicar nuestra metodología, hemos creado condiciones para que los alumnos trabajen en equipo sobre proyectos reales en vinculación directa con actores de la sociedad y sus necesidades. De esta manera, nuestros alumnos saldrán con experiencia real demostrable, al mismo tiempo que emprendedores, pequeños negocios o instituciones tendrán soluciones tecnológicas que hoy, por razones económicas, no pueden alcanzar. Además, los cursos se desarrollan inmersos dentro del ecosistema de emprendedores tecnológicos de Mendoza, en espacios de co-working y co-learning, rodeados de las empresas y startups tecnológicas que habitan Campus Olegario.

¿Cuáles son sus principales diferenciales?

Como mencionaba anteriormente, nuestra metodología ha mostrado ser hasta cinco veces más eficiente que la educación tradicional. Además, nuestros alumnos son felices, nos piden cursar más y tener menos vacaciones. ¡Hasta tenemos que rogarles que descansen los domingos! Creo que esas características nos hacen muy competitivos.

Aunque nos diferenciamos en varios aspectos, el más destacado posiblemente sea, y que hasta donde entendemos no existe en ningún otro sistema educativo del mundo, es que nuestra metodología permite que grupos de más de cien personas aprendan como un solo equipo. En otras palabras, hemos logrado incrementar la cooperación entre alumnos a niveles que resultan difíciles de imaginar en la educación tradicional. En particular, los resultados de nuestro sistema mejoran cuando aumenta el número de alumnos, en contradicción con la educación tradicional, pero en sintonía con la idea de que incrementar la cooperación es mejor para todos.

¿Qué instituciones te apoyaron para emprender?

Estamos profundamente agradecidos con el Centro Vasco de Mendoza por ser los primeros en abrirnos las puertas, y de su casa, para que pudiéramos desarrollarnos. De igual manera, hemos recibido mucho apoyo de todo el ecosistema emprendedor mendocino, que con su enorme energía, predisposición y ganas de mejorar el mundo nos han dado un gran impulso. En particular, tenemos que reconocer y agradecer especialmente a Embarca, la primera aceleradora tecnológica de Mendoza. Desde que comenzamos a trabajar juntos estamos experimentando un crecimiento notable. La generosidad y predisposición con la que trabajan es un enorme motor para Egg, y sin dudas para el futuro de Mendoza y el mundo en general.

¿Cuáles son sus planes a corto y mediano plazo?

Actualmente contamos con nuestra metodología lista para ser aplicada en cualquier aula secundaria y universitaria de Mendoza. En los próximos meses terminamos de sistematizarla a través de una App que permitirá aplicarla en cualquier sistema educativo del mundo. Lanzaremos nuestros Cursos de Programación y Marketing Digital, donde apuntamos a lograr que cualquier persona pueda formarse e insertarse laboralmente en la industria tecnológica del futuro. En cinco años esperamos tener presencia en al menos diez países.

Invitamos a todos los actores del ámbito educativo interesados en mejorar sustancialmente las aulas a ponerse en contacto con nosotros.