La comerciante degollada no había sido violada

Avatar del

MDZ Policiales

1/2
La comerciante degollada no había sido violada

La comerciante degollada no había sido violada

La comerciante degollada no había sido violada

La comerciante degollada no había sido violada

La autopsia a Nadia Arrieta, la comerciante asesinada en Villa Tesei, confirmó que murió tras ser degollada y no presentaba signos de violación, aunque la hipótesis del ataque sexual aún no fue descartada, informaron fuentes judiciales.

Además, según los investigadores, quien cometió el asesinato se llevó de la escena del crimen el teléfono celular de la víctima y el arma blanca utilizada para degollarla.

De acuerdo a un informe preliminar de la autopsia comunicado esta tarde al fiscal de Morón a cargo de la causa, Mario Ferrario, los médicos forenses confirmaron que la causa de muerte fue la herida de degüello que presentaba Arrieta (31).

Además, los legistas de la Policía Científica reportaron que no detectaron otras lesiones en la víctima, ni signos de un abuso sexual consumado, aunque se tomaron hisopados que serán sometidos a estudios de ADN y se esperarán otros estudios complementarios.

"Esto no significa que no haya habido un ataque sexual. El hecho de que la chica apareciera en ropa interior y sin el pantalón algo nos dice. La víctima pudo haber ejercido algún tipo de resistencia que irritó al asesino antes de que pudiera concretar la violación", explicó a Télam un investigador judicial.

Fuentes de la investigación reconocieron que el fiscal Ferrario y los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón ya están revisando un episodio ocurrido hace unos días en otro comercio ubicado cerca del cruce de las avenidas Vergara y J. Bustamante y Guevara, a unas diez cuadras de donde asesinaron a Arrieta.

Según contaron hoy a la prensa los comerciantes de la zona, en ese hecho, un hombre en moto y armado con un cuchillo abordó a una comerciante, la quiso maniatar y amordazar, como sucedió con Arrieta, pero la mujer logró zafar y salir corriendo para pedir ayuda, lo que puso en fuga al atacante.

El fiscal de Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Morón no descarta que se trate de un desconocido que haya salido a elegir una víctima para un asalto o ataque sexual y quiere determinar si hay un mismo autor en los dos hechos.

"No descartamos ninguna hipótesis pero, en principio, el robo pierde fuerza porque no se encontró el comercio revuelto ni se detectamos faltantes, salvo el celular de la víctima", señaló a Télam uno de los investigadores.

"Esto -continuó la misma fuente-, puede ser un indicador de que el asesino la conocía, se contactó con ella y quiso llevarse el teléfono para eliminar una pista que nos conduzca hacia él".

Por ello, Ferrario iba a convocar a la familia de Arrieta a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Morón para conocer algunos detalles de su vida y tener un panorama sobre sus actividades, amistades y relaciones.

"Por lo que sabemos ahora era una chica que estaba sola, sin pareja actual, pero tenemos que corroborarlo con la gente que más la conocía", agregó la fuente consultada.

El asesino no sólo se llevó el "smartphone" de Nadia sino el cuchillo con el que la degolló.

"Esto puede ser un indicador de que estamos ante un asesino organizado que tiene la suficiente precaución de llevarse algunos elementos para no dejar rastros", explicó a Télam otro de los investigadores.

En un principio, los pesquisas creían que el homicida también se había llevado la cinta de embalar plateada que usó para amordazar y maniatar por detrás de la espalda a su víctima, pero un rollo de ese tipo fue hallado luego por peritos en una mesada, junto a un termo.

Arrieta fue encontrada pasado el mediodía de ayer asesinada dentro del negocio de venta de regalos llamado "NyB" que tenía junto a su madre, ubicado en la avenida Pedro Díaz 596, casi esquina Gluck, de Villa Tesei, partido de Hurlingham, en el oeste del conurbano.

El cadáver fue descubierto por un chapista quien trabaja en un taller que linda con el fondo de la regalería y, según contó a los investigadores, escuchó gritos que provenían de ese lugar, tras lo cual dio la vuelta y entró al ver que la puerta del local abierta.

El cuerpo estaba tendido boca arriba, en un sector trasero del local donde la víctima hacía las impresiones de sus productos que vendía por internet, junto a un gran charco de sangre por el degüello.

La mujer estaba amordazada y atada por detrás de la espalda con una cinta adhesiva de color gris, vestía una remera y tenía ropa interior de la cintura hacia abajo, ya que su pantalón apareció ensangrentado y tirado cerca del cuerpo.

Télam