La atropelló, la mató y huyó

Edith Mamani murió luego de ser arrollada por un vehículo que iba a alta velocidad. El conductor nunca se detuvo y se dio a la fuga.
Avatar del

MDZ

1/2
La atropelló, la mató y huyó

La atropelló, la mató y huyó

La atropelló, la mató y huyó

La atropelló, la mató y huyó

El mismo drama que se llevó la vida de una beba, días atrás, en la localidad bonaerense de San Martín, ayer se cobró una nueva víctima por un asesino al volante, ya que una joven de 23 años murió luego de ser arrollada por un vehículo que iba a alta velocidad, en el barrio de Mataderos.

Fuentes policiales que investigan el hecho confirmaron que el mismo tuvo lugar a las 22. 40 del miércoles, cuando Edith Mamani (boliviana, de 23 años) volvía de su trabajo y al cruzar la esquina de las avenidas Eva Perón y Lisandro de la Torre fue embestida por un automóvil que circulaba a gran velocidad sobre la primera arteria, con rumbo hacia Flores.

Tras el violento impacto, la joven murió en el acto y el conductor del vehículo (se presume que es de color gris y sería un Chevrolet Corsa) nunca detuvo su marcha y siguió de largo.

Raquel (hermana de la víctima) le dijo a “Crónica” que “Mi hermana tenía una vida por delante, sólo vivía para trabajar y estudiar (farmacéutica), y ahora nos pasa esto. Han destruido nuestra familia, lo único que quiero es que este asesino sea detenido, y para eso le pedimos a cualquier persona que haya visto algo, que lo declare a la policía, porque esto no puede quedar impune”.

En tanto, Elena -vecina del lugar- agregó que “escuché una explosión grande y cuando salimos a la calle con mi hija, vimos a la chica tirada en el suelo sin moverse. La ambulancia que pidieron llegó media hora más tarde y no hubo nada que hacer. Esta zona, después de las ocho de la noche, es zona liberada, porque se cortan los semáforos y acá todas las noches hay picadas a gran velocidad”.

El caso es investigado por la comisaría 48ª, y se espera que las cámaras situadas en distintas partes del barrio pueden dar algún dato revelador sobre el accidente. Los pesquisas hallaron dos huellas de frenadas de neumáticos y los restos de un espejo retrovisor, presuntamente dejados por el automóvil que atropelló a Mamani.

Pese a que en el momento del hecho había varias personas en los alrededores, hasta el cierre de esta edición no se había presentado ningún testigo ocular de lo ocurrido, por lo que las autoridades desconocían qué modelo de auto atropelló a la joven.

“Lo único que pido es que los testigos se acerquen, por favor”, dijo quebrada por el dolor Raquel, la hermana de Edith, quien también pidió por “los responsables de las cámaras”, en referencia a las distintas cámaras de seguridad instaladas en la zona, cuyas grabaciones los investigadores deberán revisar para averiguar si captaron el accidente. “Mi hermana no tenía que morir, tenía muchos planes, tenía veintitrés años”, finalizó Raquel, rodeada por allegados y vecinos del barrio, quienes cortaron la calle en reclamo de “justicia”.

Interviene en la causa la Fiscalía de Instrucción 44 porteña, a cargo de Pablo Recchini.

Denuncia de vecinos: "Hay muchas picadas en la zona"

“Es una zona plagada de accidentes, porque al cortar el semáforo en horas de la noche, los autos pasan rápido y no respetan nada”. Con esta frase, la vecina Elena sintetizó el momento que se vive en el barrio de Mataderos.

No es la primera vez que ocurre un accidente de esta magnitud, ya que según Elena “ayer atropellaron a un perro y a las pocas horas antes de lo que pasó con esta chica, dos automóviles chocaron en esa esquina, aunque no fue de gravedad”.

La mujer agregó que “a las ocho de la noche se cortan los semáforos y esto es tierra de nadie. Supongo que deben cortar los semáforos por un tema de seguridad, pero igual, nosotros estamos desguarnecidos. Las picadas de autos son constantes y nadie respeta la velocidad en la calle”.

Lo cierto es que los vecinos están cansados de ser desoídos a sus pedidos de “controlar los semáforos” y por tal motivo, ayer cortaron las avenidas Lisandro de la Torre y Eva Perón, para pedir por el esclarecimiento de la muerte de Edith y para que los semáforo estén conectados todo el día.