La Plaza San Martín, un ejemplo de accesibilidad

Avatar del

Daniel Di Giuseppe

1/2
La Plaza San Martín, un ejemplo de accesibilidad

La Plaza San Martín, un ejemplo de accesibilidad

La Plaza San Martín, un ejemplo de accesibilidad

La Plaza San Martín, un ejemplo de accesibilidad

Empatía. Es la capacidad de percibir, compartir y comprender, en un contexto común, lo que otro ser puede sentir.

>

Cuántos casos de discriminación y cuántas injusticias podrían evitarse si como sociedad pudiéramos profundizar este concepto y enaltecerlo como uno de los valores fundamentales de la vida en comunidad.

Tal vez la mayoría de las personas que leen esta nota nunca utilizaron una silla de ruedas para movilizarse. Me incluyo. Transitar por la vía pública, entrar a un banco, comprar una camisa en un local comercial nunca fue un problema para mí.

Las barreras de accesibilidad para las personas con movilidad reducida existen, están ahí, todos los días, en todos lados. ¿Elegimos no verlas?

>

La accesibilidad debe ser un tema urgente en la agenda democrática. No hay inclusión e igualdad sin accesibilidad.

Debemos superar los conceptos de mayorías y minorías y entender que somos una sociedad diversa. Y la misma sólo puede funcionar dignamente mediante un Estado inclusivo y empático, y Gobiernos sensibles y capacitados. Si no, simplemente serán Gobiernos de mayorías.

"Hoy vemos una plaza moderna, amigable, accesible e integrada", afirmó el intendente de la Ciudad Rodolfo Suárez en la inauguración de la Plaza San Martín.

Si había un ejemplo de arquitectura urbana poco transitable en la Ciudad era, justamente, la Plaza San Martín.

Es muy gratificante ver el trabajo terminado de obras y percibir como la nivelación de veredas, calles y senderos ha sido total.

No es una cuestión de rampas de accesibilidad. Es más profundo. Es un concepto de igualdad e inclusión en la visión arquitectónica general, donde todas las personas accedemos por igual, sin distinciones.

Y no sólo lo vemos en esta obra particular, sino que es una perspectiva que atraviesa todo el plan de renovación urbana de la Ciudad. Obras que amplían derechos.

Una plaza representa el encuentro, la comunidad, una pausa al individualismo. Esta plaza no es una más. Aquí nos honra con su presencia simbólica el gobernador-intendente más relevante de nuestra historia. El Libertador.

Y mientras la transitamos, no podemos evitar ver sus máximas que acompañan nuestro andar, que transmiten justamente esto, el respeto hacia los demás.

La accesibilidad es un derecho humano de rango constitucional y si a una persona le falta, nos falta a todas. Vivamos la Plaza, en nuestra diversidad, sin restricciones ni barreras.

Daniel Di Giuseppe

Delegado en Mendoza

Instituto Nacional contra

la Discriminación, la Xenofobia

y el Racismo (INADI).

Denuncias por discriminación: 0800-999-2345 - (0261) 424-3182.

Peltier 50, local 3, Ciudad de Mendoza.