Sociedad Debate por la interrupción voluntaria del embarazo

Kemelmajer fustigó a los "fundamentalistas del feto"

La reconocida jurista mendocina ratificó en el debate del Senado su postura a favor de la ley de aborto legal apoyándose en la legislación y los tratados de DDHH vigentes.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Kemelmajer fustigó a los "fundamentalistas del feto"

Kemelmajer fustigó a los "fundamentalistas del feto"

Kemelmajer fustigó a los "fundamentalistas del feto"

Kemelmajer fustigó a los "fundamentalistas del feto"

La destacada jurista mendocina Aída Kemelmajer sostuvo en el debate del Congreso su postura a favor de la legalización del aborto y fustigó a "los fundamentalistas de los derechos del feto".

En su exposición ante el Senado, destacó: "Quienes afirman la inconstitucionalidad quieren que Argentina no cumpla con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la que Argentina pertenece desde 1937; alertan sobre la peligrosidad del concepto de 'salud' que el organismo estableció en 1948".

En este sentido la exjueza de la Corte de Mendoza consideró que quienes se oponen a la ley del aborto legal "tienen un problema grave". "Se ponen en la postura de 'Nosotros sabemos más que el Comité de los Derechos del Niño, que la OMS, que la Corte Interamericana de Derechos Humanos'.... entonces, señores del Senado, desobedezcan lo que dicen todos estos organismos", desafió.

Kemelmajer: "Los fundamentalistas de los derechos del feto dicen que la muer está obligada a llevar al feto en su cuerpo y seguir con su embarazo en cualquier circunstancia". 

"Los fundamentalistas de los derechos del feto dicen que la muer está obligada a llevar al feto en su cuerpo y seguir con su embarazo en cualquier circunstancia; esto no cumple la ley que dispone la autonomía de los cuerpos, que incluye también a la mujer; la mujer no puede ser instrumento para otro", resaltó Kemelmajer.

Al mismo tiempo recordó que el espíritu de la ley de interrupción voluntaria del embarazo "no es para promover el aborto, sino que no se ponga en riesgo la vida de la mujer", y sostuvo el argumento del tema como un asunto de salud pública.

Por último, la jurista cerró su exposición parafraseando al emblema nacional de la cardiología, René Favaloro, quien en su momento hizo una defensa pública del aborto legal ya que, sostenía, la penalización generaba que las jóvenes pobres mueran en las villas mientras que las familias pudientes se practicaran abortos "para extirpar la vergüenza" en clínicas clandestinas.