Ir al psicólogo, un lujo solo para algunos en Mendoza

Una sesión cuesta más de $400 y en las cartillas de las obras sociales casi no hay profesionales disponibles. ¿Quiénes regulan los honorarios?
Avatar del

Mariana Cavagnaro

1/2
Ir al psicólogo, un lujo solo para algunos en Mendoza(Web)

Ir al psicólogo, un lujo solo para algunos en Mendoza | Web

Ir al psicólogo, un lujo solo para algunos en Mendoza(Web)

Ir al psicólogo, un lujo solo para algunos en Mendoza | Web

Ir al psicólogo es una alternativa a la que muchas personas acuden para superar determinados momentos duros de sus vidas. Hay quienes lo hacen frente a situaciones críticas y otros, casi como rutina. Lo cierto es que no resulta accesible para todos, aunque tengas obra social.

En Mendoza, los precios varían mucho entre la posibilidad de pagar un coseguro en tu obra social para atenderte con un profesional que aparezca en la cartilla, y la opción de pagar un psicólogo de manera independiente. 

Al revisar los valores, algunos simplemente no pueden ni siquiera llegar a pensar en hacer terapia. Es que una sesión puede costar en promedio $600 en Mendoza y es recomendable asistir una vez por semana.

El Colegio Profesional de Psicólogos de Mendoza elegirá este miércoles su nueva conducción. Hay quienes buscan profundizar las políticas existentes y están aquellos que plantean un cambio en el rumbo. 

Es que hace 6 años que se creó este Colegio que agrupa a los psicólogos mendocinos. Se estima que en la actualidad hay cerca de 3.000 profesionales en actividad.

Alberto Muñoz, actual Director del Colegio Profesional de Psicólogos de Mendoza, explica que en los últimos años se logró realizar convenios entre el Colegio y OSEP (Obra Social de los Empleados Públicos), como así también con el PAMI, como con otras obras sociales. El Colegio debe autorizar las atenciones de los profesionales que atienden a través de obras sociales bajo los respectivos convenios establecidos.

Muñoz apunta a que el nivel de agrupamiento entre colegas sea mayor para poder definir mejores términos en las negociaciones con las obras sociales. Dice que resulta inconveniente articular muchos actores que participan en este proceso. 

Son varios los desafíos que aún quedan por delante en esta temática: "Siempre el usuario que requiere el servicio tiene todos los derechos de elegir y de analizar antes de elegir el profesional; todavía tenemos estigmatización sobre los tratamientos de salud mental... no existen soluciones mágicas y cada tratamiento lleva su tiempo. Aún es muy difícil la accesibilidad de las personas que realmente necesitan atención psicológica- siquiátrica", resume Muñoz.

El Tribunal de Ética que funciona dentro del Colegio de Psicólogos de Mendoza suele recibir el reclamo de la población sobre el derecho que tienen los usuarios de poder acceder al psicólogo a través de su obra social.

Por su parte el Psicólogo Juan Carlos D' Innocenzo, uno de los candidatos a la Dirección del Colegio Profesional de Psicólogos de Mendoza, explica que sus colegas pueden elegir si adhieren o no a una obra social, lo que resulta un tema crítico para los pacientes. 

"El presupuesto en salud mental es mínimo, representa el 1,3 % aproximadamente del presupuesto total de salud", explica preocupado  D'Innocenzo, quien agrega "los profesionales en la materia, que atienden recibiendo diversas obras sociales, cobran en mano cerca de $100 la sesión, si bien el monto suele ser algo mayor se considera los impuestos y costos que deben pagar. Cada sesión tiene un tiempo mínimo estimado de 45 o 50 minutos". 

Claramente la cifra que cobran los psicólogos en mano que aceptan obras sociales difiere mucho de aquellos que no aceptan obra social. 

Es decir, mientras un paciente paga un coseguro cercano a los $100 para ser atendido por un psicólogo, un profesional que no acepta obra social debería cobrar por encima de los $400, según lo acordado por el Colegio Profesional de Psicólogos de Mendoza durante 2017.

"Cada vez hay menos psicólogos que atienen con obra social porque los honorarios no resultan dignos", exclama D'Innocenzo quien asegura que "faltan políticas institucionales fuertes para establecer honorarios dignos con las obras sociales". 

La realidad es que resulta muy complejo encontrar un profesional de la salud mental con experiencia en la cartilla de las obras sociales, lo que complica a quienes, además de pagar su cuota mensual, deben enfrentar otro gasto considerable.

Los especialistas recomiendan una hora de terapia semanal y, en casos críticos, entre dos y tres veces a la semana. Sin embargo, son muchos los pacientes que no tienen acceso a pagar 4 horas mensuales, por lo que optan por asistir de manera quincenal y de esta manera, dilatan los tratamientos.

"Hay problemas que se resuelven con psicoterapia; si se llega a tiempo se puede evitar la medicación", explica D'Innocenzo, quien hace hincapié en la importancia de la prevención.