Sociedad Tragedia del parapente

Habló el instructor y admitió que pudo haber un "error humano"

Ariel Salazar dio su versión de los hechos y contó que Natalia Vargas se desesperó en pleno vuelo al ver que no estaba correctamente enganchada. "Atiné a agarrarla lo más que pude", recordó.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Habló el instructor y admitió que pudo haber un "error humano"

Habló el instructor y admitió que pudo haber un "error humano"

Habló el instructor y admitió que pudo haber un "error humano"

Habló el instructor y admitió que pudo haber un "error humano"

Mientras se intenta determinar las causas de la caída mortal de Natalia Vargas desde un parapente a 120 metros de altura, el instructor que acompañó a la joven durante el vuelo rompió el silencio y dio su versión de lo ocurrido.

El instructor Ariel Salazar explicó por qué las primeras versiones de lo ocurrido indicaban que la joven había sufrido un ataque de pánico. Salazar admitió que hubo un error en las medidas de seguridad previas al vuelo.

 "Estábamos volando y en un momento ella se da cuenta de que no estaba enganchada y comenzó a desesperarse. Yo intenté tranquilizarla, porque pensaba que estaba mal sentada. Cuando traté de ayudarla me di cuenta de que no estaba enganchada. Atiné a agarrarla lo que más pude, pero cayó. Lo que quiero aclarar es que esto no sucedió porque ella haya tenido un ataque de pánico, sino que ella tuvo mucho miedo y se desesperó cuando vio que no estaba enganchada".

En declaraciones a La Gaceta de Tucumán, el instructor también reconoció "un momento de distracción" durante el armado del equipo, minutos antes de volar sobre el cerro San Javier. En esa instancia, la joven pidió acercarse a su amiga alemana para explicarle las instrucciones en ese idioma: "Ese fue un momento de distracción en mi rutina pero para mí estaba totalmente enganchada. Para mí le puse la pernera, no entiendo en qué momento se pudo haber soltado".

En este mismo sentido, Salazar aseguró que se encuentra "a disposición de la Justicia" y que asumirá "las consecuencias". "Yo admito que pudo haber un error humano, una distracción. Estoy consciente y asumo las consecuencias que esto puede traer para mí. Ha sido una fatalidad, pero estuve y estoy a disposición de la Justicia, de hecho ayudé con la búsqueda desde un parapente en el que volé como pasajero el día de la caída. Entiendo que tiene que haber una investigación y asumo las consecuencias".

En las últimas horas, el padre de Natalia Vargas se reunió con el instructor para que le "aclare cómo fue el accidente". Juan José contó que Salazar le pidió disculpas. "Está afectado psicológicamente. Quería que me diera la tranquilidad de que va a limpiar el nombre de mi hija. No le pedí nada del otro mundo", agregó el hombre.

Acerca de ese encuentro, Salazar resaltó que "la charla fue dentro de todo tranquila, una conversación necesaria para ambos" en la que le contó todo lo que recuerda de aquel vuelo fatal. Finalmente, Salazar aseguró que persisten en él "imágenes espantosas en la cabeza", por lo que no está en condiciones de pensar si podrá volver a practicar ese deporte.