Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo

Buscan nuevos elementos de prueba para la causa en la que se investigan decenas de denuncias de abusos sexuales.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/5
Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo(Pachy Reynoso)

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo | Pachy Reynoso

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo(Pachy Reynoso)

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo | Pachy Reynoso

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo(Pachy Reynoso)

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo | Pachy Reynoso

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo(Pachy Reynoso)

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo | Pachy Reynoso

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo(Pachy Reynoso)

Gendarmería rastrilla con georadares los terrenos del Instituto Próvolo | Pachy Reynoso

Gendarmería Nacional realiza un operativo en el predio del Instituto Próvolo, en Luján, en busca de nuevos elementos de prueba para la causa en la que se investigan decenas de denuncias de abusos sexuales cometidos a niños y jóvenes que acudían a esa institución educativa de la iglesia.

Esta vez realizan trabajos con georadares para sondear el subsuelo del predio. Es que algunos de los testimonios de las víctimas sugieren que podría haber pruebas enterradas en el lugar. Según la información brindada por el Ministerio Público, los trabajos se realizarán durante 8 días.

La medida la pidió el fiscal  Gustavo Stroppiana, tras analizar los testimonios de las víctimas que indicaban que había fetos humanos y cuerpos en el predio. 

El año pasado Gendarmería realizó un primer sondeo, pero solo para probar si el instrumental serviría para la tarea que ahora sí se realiza. 

La denuncia por los abusos en el Instituto Próvolo se conocieron a fines del 2016 y generó una fuerte repercusión. Por ello hay dos sacerdotes detenidos (uno de ellos con prisión domiciliaria) y otros integrantes de la institución.