Gastroenteritis, un mal del verano

Las altas temperaturas están vinculadas al incremento de casos tanto en niños como en adultos. Cómo cuidarse.
Avatar del

Mariana Cavagnaro

Gastroenteritis, un mal del verano

Gastroenteritis, un mal del verano

Evitar comidas muy elaboradas y mantener la cadena de frío de los productos resulta fundamental.

>

Con el calor intenso y las altas temperaturas es frecuente que se incrementen los casos de gastroenteritis.

La gastroenteritis es una inflamación de la membrana interna del intestino causada por un virus, una bacteria o parásitos. Aunque las gastroenteritis pueden estar provocadas por otros tipos de microorganismos, las de origen vírico son las más frecuentes en los países industrializados, en los que constituye una de las enfermedades más comunes en todos los grupos de edad, según datos de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

Síntomas

Los síntomas de gastroenteritis incluyen: diarrea, dolor abdominal, vómitos, dolor de cabeza, fiebre y escalofríos. La mayoría de las personas se recupera sin tratamiento. Hay que evitar la automedicación y consultar con el médico.

Es muy importante evitar la deshidratación, si el paciente no ingiere suficientes líquidos para sustituir los que se pierden con los vómitos y la diarrea puede deshidratarse. Esto es más común en bebés, niños pequeños, ancianos y personas con un sistema inmunitario débil. Sin embargo, la gastroenteritis no discrimina y puede presentarse en personas de cualquier edad.

Patología frecuente en el verano

El doctor Carlos Alberto Milutin, gastroenterólogo, explica que la gastroenteritis es una patología frecuente en los meses de verano. Es importante llevar una dieta adecuada a la temperatura actual y evitar comidas muy elaboradas como guisos, salsas, con alto contenido calórico.

El especialista destaca la importancia de cuidar la cadena de frío de lo que consumimos, optar por comida recién preparada, incrementar el consumo de frutas y verduras así como de ensaladas, mientras más simple la comida en verano, mejor. Asimismo, advierte que hay que tener cuidado con el consumo de comida rápida, helados y condimentos. Mantener la cadena de frío de los productos refrigerados es fundamental y mientras menos tiempo pase de refrigerio a refrigerio mejor.

Lavarse bien las manos

Mantener la higiene personal, lavarse bien las manos antes de comer es la recomendación de los especialistas.

Por otra parte, hay que mantener el proceso de higiene al preparar la comida.