Fotógrafo capta las reacciones de sus seres queridos al revelarles que tiene SIDA

Una potente serie de imágenes de un fotógrafo muestra las reacciones emocionales y sinceras de sus amigos cuando les revela que ha sido diagnosticado con SIDA.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
Fotógrafo capta las reacciones de sus seres queridos al revelarles que tiene SIDA

Fotógrafo capta las reacciones de sus seres queridos al revelarles que tiene SIDA

Fotógrafo capta las reacciones de sus seres queridos al revelarles que tiene SIDA

Fotógrafo capta las reacciones de sus seres queridos al revelarles que tiene SIDA

Se trata de "Tengo algo que decirte", donde Adrian Chesser, de 48 años y oriundo de Oregon (EEUU), muestra las increíblemente variadas emociones provocadas por este tipo de noticias devastadoras, de la tristeza y las lágrimas, la conmoción, confusión, el estoicismo e incluso la risa de pánico.

La serie se hizo hace diez años, justo después de Chesser dio positivo por VIH y fue diagnosticado con SIDA. Desde entonces, él ha estado tomando medicamentos antivirales bajo el cuidado de ’doctores increíbles’, y su carga viral es indetectable en la actualidad.

"Estoy muy feliz y saludable", dijo de su estado actual. "Mi médico me ha dicho que mi sistema inmunológico es ahora normal para alguien de mi edad y que tengo una carga viral indetectable".

El día que las fotos fueron tomadas, Chesser les pidió a cada uno de sus seres queridos que fueran a su estudio para un proyecto fotográfico, sin revelarles que consistiría en un "simple disparo de cabeza", como lo describe.
 
Sentado frente a un telón de fondo, él entonces les dijo: "Tengo algo que decirte", antes de dar la noticia y la capturar su respuesta.

"Cada reacción fue única en función de su propia experiencia de la pérdida, la enfermedad y la muerte, creando un retrato de honestidad inquietante", escribe el fotógrafo en su página web.

El hecho de que ninguno de sus seres queridos le pidiera que parara o que se quería ir, a pesar de que fue sin duda era un momento emotivo e íntimo, ayudó al fotógrafo aceptar su amor por él.

"Mis amigos fueron muy valientes y se mostraron dispuestos a tener esta intensa experiencia conmigo", comentó.

Para Chesser, estas impresiones, las emociones sentidas, son la prueba de que una imagen habla más que mil palabras.