Final ejemplar para un caso de compra de televisor en Chile

A final de año, hicimos una nota sobre una compra de un aparato en Chile y los roles de la empresa vendedora y los organismos de Chile y Mendoza. Aquí, te contamos lo que sucedió, luego de publicada.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Final ejemplar para un caso de compra de televisor en Chile

Ulises Naranjo.

El 22 de diciembre, publicamos una nota sobre la compra de un televisor 55” marca TCL, realizada en la tienda Johnson, del mal Marina Arauco de Viña del Mar.

La venta fue hecha incluyendo una garantía de un año y el compromiso del vendedor de que la garantía se cumpliría, de ser necesario. Luego de poco más de un mes, el aparato dejó de funcionar y el service Mendoza Video Systems certificó que se trataba de una falla del panel, originada en fábrica, pues los materiales no habían sufrido ningún deterioro.

Entonces, dimos a conocer la situación ante la tienda Johnson para solicitar el cambio. La empresa (perteneciente al poderoso grupo Cencosud, propietario también de Jumbo, Easy, Vea, Disco, Paris, Santa Isabel y el Banco Cencosud) dilató, con gentilezas, su respuesta.

Se dio entonces participación a Defensa al Consumidor de Mendoza, que abrió un expediente junto al Sernac (Servicio Nacional del Consumidor de Chile), pues la provincia y el vecino país firmaron un acuerdo muy difundido en los medios para “proteger a los consumidores”, garantizando el cambio de productos, incluso, sin necesidad de viajar a Chile.

Eso, al menos, es lo que dijeron a los medios, pero la realidad resultó ser otra.

Finalmente, Johnson respondió el pedido de cambio de este modo: “ Junto con saludar, informamos que lamentablemente, la garantía del producto solo puede hacerse factible en el territorio nacional. En el caso de que el servicio técnico de su localidad haya indicado alguna falla de fabricación no asegura que en tienda le puedan respetar la garantía, por lo que le mencioné al principio. Además el producto está dentro de la garantía convencional, que es la garantía que da el proveedor de manera voluntaria. Lamentablemente, como usted reside en otro país debe traerlo. De igual manera, le explico que cuando existe alguna falla en un TV de más 32 pulgadas, el técnico debe ir a domicilio. Lamentamos enormemente no poder acoger su reclamo en esta instancia. Atento a sus comentarios ”.

Ante esta postura inadmisible, ni Defensa al Consumidor ni el Sernac chileno hicieron (y, según se comprueba, nada pueden hacer) al respecto. O sea, los consumidores estamos solos y a merced de las decisiones de las empresas.

Sin embargo, este caso (y futuros caso ligados a la marca TCL) encontró un final feliz, pues, luego de publicada la nota, la propia empresa TCL, de origen chino y tercera mundial en venta de televisores, hizo saber a este que escribe, firmante de la publicación que correspondía cambiar el aparato por uno nuevo.

Así efectivamente sucedió hace días, en Santiago de Chile, donde Josué Ojeda, de TCL Chile , ante la presentación de la factura y del aparato, nos entregó un nuevo tevé, ante lo que me comprometí a dar a conocer esta decisión de TCL, muy distinta a la de la tienda Johnson y a las del Sernac chileno y Defensa al Consumidor, de Mendoza.

Por favor, dígales a todos los compradores de nuestra marca en Argentina, que nos comprometemos a cambiar el producto por uno nuevo, si posee algún originado en fábrica ”, me aseguró Ojeda.

Corresponde decir que TCL podría haberse desentendido del asunto, sin embargo, decidió cuidar su prestigio e intervenir.

Moraleja: mendocino, si tu decisión es comprar un electrodoméstico en Chile, aunque te aseguren que hay garantía, lo cierto es que estarás solo ante un problema, por más que escuches o leas lo contrario de parte de los organismos oficiales.

La única esperanza estará en lo que cada empresa vendedora decida hacer ante tu problema. Y hay empresas serias y otras que, claramente, no lo son.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?