Sociedad Desgarrador testimonio del papá de Cecilia Baruttis, una de las víctimas

Familiares de las víctimas identificadas, sin consuelo

El Cuerpo Médico Forense concluyó los exámenes de ADN y los familiares ya pueden retirar los cuerpos. Juan Baruttis, papá de la joven salteña, dijo que vio por televisión las imágenes de la tragedia en Ruta 7. Nunca perdió las esperanzas de que estuviera viva hasta la confirmación de la Justicia.
Avatar del

Melisa Stopansky

1/3
Familiares de las víctimas identificadas, sin consuelo(Alf Ponce / MDZ)

Familiares de las víctimas identificadas, sin consuelo | Alf Ponce / MDZ

Familiares de las víctimas identificadas, sin consuelo(Alf Ponce / MDZ)

Familiares de las víctimas identificadas, sin consuelo | Alf Ponce / MDZ

Familiares de las víctimas identificadas, sin consuelo(Alf Ponce / MDZ)

Familiares de las víctimas identificadas, sin consuelo | Alf Ponce / MDZ

Un clima de profunda tristeza, de impotencia y hasta por momentos de incredulidad, se vivió este mediodía en el Cuerpo Médico Forense, luego de que las familias de las 14 víctimas que se lograron identificar, recibieron la noticia menos esperada.

>

La Justicia entregó la documentación de los ADN para que las familias pudieran retirar los restos de sus seres queridos y darles el último adiós.

Una de las personas identificadas fue la joven Cecilia Baruttis de 32 años, oriunda de Salta, quien había llegado a la región para buscar trabajo en un clínica de San Luis.

Su tía entre lágrimas relató: “Ese día había llevado unos papeles a un sanatorio para empezar a trabajar”.

Con el paso de las horas y frente a la noticia del terrible accidente ocurrido en la Ruta 7 en San Martín, la familia de Cecilia, desde Salta se enteró por televisión de lo que estaba ocurriendo, aunque todavía sin saber que el hecho que conmocionó a todo el país, los tocaba tan de cerca.

Juan Barutti, muy conmocionado por la confirmación de la muerte de su hija.

“Mi hermana me llamó para decirme que Cecilia iba en ese colectivo, no lo podíamos creer. La policía tuvo tantas oportunidades de parar a ese tipo y no lo hizo”, dijo totalmente quebrado Juan, su papá.

Él y su esposa llegaron a Mendoza para colaborar con la Justicia y lograr la identificación de los cuerpos, pero siempre bajo el convencimiento de que su hija aún permanecía con vida.

“Nunca perdí las esperanzas de que estuviera con vida. Cuando nos dieron los informes dejé a mi señora con los foreneses porque yo a esto no lo puedo creer, no aguanto más”, dijo llorando y continuó, “destruyeron muchas familias y vidas humanas no puedo creer que no hayan hecho nada para parar a ese tipo”.

La sensación que les queda a las familias es la de un profundo vacío, de que alguien que ya no está para pagar sus culpas, les arrancó un ser precisado en sus vidas.

Ahora, queda para la Justicia la tarea de seguir investigando para darles al menos una explicación de lo que pasó, frente a lo que es irreparable, la pérdida de más de una decena de vidas humanas.

Las familias totalmente desconsoladas a la salida del Cuerpo Médico Forense.