Exclusivo: las grabaciones de los llamados al 911

MDZ Online tuvo acceso exclusivo a material que demuestra que tres horas antes del choque en San Martín, el camión brasileño había sido denunciado, cuando venía de Luján. El vehículo, incluso, ingresó a la Ciudad.
Avatar del

MDZ

1/2
Exclusivo: las grabaciones de los llamados al 911(Alf Ponce / MDZ)

Exclusivo: las grabaciones de los llamados al 911 | Alf Ponce / MDZ

Exclusivo: las grabaciones de los llamados al 911(Alf Ponce / MDZ)

Exclusivo: las grabaciones de los llamados al 911 | Alf Ponce / MDZ

Increíblemente, y esto produce realmente indignación, el accidente del viernes 7 de febrero en la Ruta 7 entre un camión y un colectivo en el que perdieron la vida 17 personas, podría haber sido evitado tres horas antes.

Los llamados telefónicos al 911 de emergencias de la Policía se multiplicaron desde las 17.34 de ese viernes, cuando el camión de patente brasileña ya iba en contramano hacia el este por una de las trochas del Acceso Este a la altura de Palmira.

El accidente se produjo a las 17.40, aproximadamente, y no faltó quien argumentara que en seis minutos era muy difícil reaccionar a tiempo para detenerlo. Pero hubo alertas anteriores.

Ya se conoció que un llamado al 911 informaba sobre un camión conducido por una persona ebria a la altura del Hospital Italiano, de Guaymallén. Este llamado se produjo a las 14.59, pero trece minutos antes, a las 14.46, entró este llamado a emergencias de la Policía.


La persona que daba la novedad de un camión que se trasladaba peligrosamente por el Acceso Sur alertaba ya sobre el hecho de la peligrosidad de este bólido que parecía desbocado y por el cual habían tenido que apartarse de la ruta varios autos.

De acuerdo a testimonios de personas que seguían el mismo camino que el camión brasileño, este bajó por Pedernera de Guaymallén, tomando Bandera de los Andes hacia el este. Se estima que fue por Mitre por donde ingresó luego al Lateral Norte del Acceso Este, que es donde choca contra un auto, y es entonces cuando se produce la segunda alerta importante sobre el camión.


Y si hasta acá el relato le parece incomprensible, espere a saber lo que viene. El camión no sólo avanzó peligrosamente por el Acceso Sur y luego por el lateral del Acceso Este, donde además chocó contra un auto, sino que luego de eso (siempre de acuerdo al testimonio de personas que reconocieron después, en las noticias, el camión) el pesado vehículo ingresó a Ciudad por Vicente Zapata.

Hagamos algunos cálculos rápidos. A las 14.46 hay una alarma y a las 14.59 otra. El choque sobre la ruta 7 fue a las 17.40 aproximadamente. Es decir: hubo casi tres horas entre el primer llamado y el accidente fatal, además de que dos horas cuarenta antes de esto el camión entró a Ciudad. Y durante todo ese tiempo no hubo respuesta de la policía.

A las 17.34 ya hay llamados desesperados al 911. El camión está en ruta 7 a la altura de Palmira, yendo hacia el este a casi cien kilómetros por hora y en contramano.



A pesar de estos y varios llamados más al 911, no hubo una respuesta inmediata de la policía. De hecho, entre los primeros llamados informando que el camión avanzaba en contramano hacia el este y el pase de la novedad desde la central a los responsables de la jurisdicción Este habrían pasado casi cinco minutos.

Las versiones sobre esto a las que pudo acceder MDZ Online no varían mucho al respecto. Algunas hablan de más de cuatro minutos, otras de al menos seis. Lo cierto es que, según revelaron las fuentes, no habría habido desplazamiento de móviles policiales hasta ya producido el accidente.

De hecho, una persona consultada por este diario señaló que por un momento se le pidió incluso a una de la patrullas de la Policía Turística que acudiera a la ruta 7 a ver qué era lo que sucedía con este camión.

Sin embargo, es necesario dejar en claro que todos los móviles habrían estado ocupados en otras tareas policiales.

Más allá de esto, lo cierto es que hay diecisiete muertes que podrían haber sido evitadas, pero la falta de reacción de los sistemas de prevención tuvieron como consecuencia algo que podía preverse ya tres horas antes de las 17.40 del viernes 7 de febrero.